Un fiscal pide que vaya a juicio el presunto proveedor de un narco

4e7fd 5544f960e90b3 Un fiscal pide que vaya a juicio el presunto proveedor de un narco

El hombre acusado de ser el proveedor ilegal de pioneros químicos a Delfín Zacarías, el jefe narco arrestado en Rosario en 2013, quedó más cercano del juicio oral.

El fiscal Leonel Gómez Barbella presentó un pedido ante el juez federal Sergio Torres para que Bernardo Luis Castaño, de 54 años y procesado por “disponer ilegalmente de sustancias químicas utilizables como materias primas en la elaboración de estupefacientes”, sea juzgado por un tribunal.

Para Gómez Barbella se encuentra “debidamente probado” la infracción a la Ley 27.737, la cual prevé penas de entre cuatro y 15 años de prisión.

Según el informe publicado en la página web de la Procuración All-purpose de la Nación (www.fiscales.gov.ar), “en poder del imputado” se secuestraron el 6 de agosto de 2013 sustancias como ácido clorhídrico, xileno, tolueno, ácido acético, acetato de etilo, acetona, sodio carbonato anhidro y ácido muriático tras allanar tres domicilios, dos en Capital Federal y el restante en la localidad bonaerense de Esteban Echeverría.

De arreglo al dictamen de la fiscalía, la investigación se inició a partir de una denuncia anónima hecha el 14 de septiembre de 2012 ante la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal en la que se indicó que Zacarías, vinculado con la barra brava del club rosarino Newell’s Old Boys, estaba involucrado en la venta de drogas y “compraba los insumos químicos a un individuo llamada Bernardo Castaño”.

Para Gómez Barbella, este acusado “mantenía a su disposición de forma irregular una relevante cantidad de sustancias químicas controladas y contaba a la vez con todos los elementos necesarios para llevar a cabo la distribución onerosa de tales productos a terceros, dándole apariencia lícita al movimiento cotidiano de pioneros químicos que, en verdad, no se hallaba autorizado a manipular”.

En ese sentido, el fiscal apuntó que “todas o parte de las sustancias incautadas tenían como destino específico favorecer actividades de tráfico ilícito de narcóticos, conforme se desprende de la información remitida por las autoridades del Registro Nacional de Pioneros Químicos de la SEDRONAR“.

La secretaría documentó “la coincidencia en cuanto a la aparición en otros expedientes judiciales en los que se investigan actividades vinculadas con el narcotráfico de productos químicos de idénticas características a los que tenía Castaño”.
Por su parte, el acusado “no pudo desvirtuar la acusación” a lo largo de su indagatoria, en la que afirmó que él se dedicaba a elaborar “productos de laboratorio, fundamentalmente histopatología, papiloscopía y malhechorística”.

Al expediente se sumaron distintos elementos de prueba, entre ellos, las escuchas telefónicas y los peritajes hechos al material incautado.

En base a la prueba recolectada, el 17 de marzo pasado, la Sala I de la Cámara de Apelaciones porteña confirmó el procesamiento de Castaño.

En tanto, el 6 de septiembre de 2013, con la supervisión del secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, fuerzas federales llevaron a cabo el denominado “Operativo Flipper”, en referencia al nombre de Zacarías, en distintos puntos de la zona de Rosario.
En total se realizaron 14 allanamientos simultáneos en el marco de una causa por narcotráfico que llevaba adelante –desde hacía seis meses– el fiscal federal deRosario, Juan Murray, y en la que intervino personal de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar).

En uno de esos procedimientos se descubrió una cocina de droga en un chalet ubicado en un country de Funes, a unos 18 kilómetros de Rosario, propiedad de la familia Zacarías.

En aquel momento, el fiscal Murray informó que primero “se logró encontrar la fuente de abastecimiento de pioneros químicos” de Zacarías y después “se determinó el lugar y la fecha donde sería procesada la pasta base para convertirla en clorhidrato de cocaína”.

En aquellos procedimientos se lograron incautar unos “300 kilos de pasta base y clorhidrato de cocaína ya procesado, alrededor de 3300 pioneros químicos, dinero en efectivo y divisas extranjeras, unos 12 automotores y el descubrimiento de un sofisticado laboratorio de producción de clorhidrato de cocaína, el cual contaba con una secadora importada de grandes dimensiones, como además una envasadora de vacío presumiblemente para embalar panes de cocaína destinados a la exportación”, precisó el fiscal.
Murray detalló que la vinculación de Zacarías con el lugar de comercialización “se logró determinar después de la detección de un auto perteneciente a una remisería del imputado cuya titularidad había pertenecido a quien operaba al frente del mismo, el que habría sido entregado como pago de sustancias estupefacientes”.

En total hubo 12 personas detenidas, entre ellas Zacarías y otros miembros de su familia, y en ese sentido, el secretario Berni afirmó: “Tenemos detenida a la banda completa, la que creemos, era el corazón sobre la cual giraba el inconveniente del narcotráfico en Rosario”.

Caen con 100 kilos de marihuana

Dos hombres fueron arrestados y dos cómplices consiguieron huir tras ser sorprendidos con más de 100 kilos de marihuana mientras caminaban en la localidad misionera de Eldorado, informaron ayer fuentes de la Policía Federal Argentina (PFA).
El hecho se registró alrededor de las 23 del jueves, cuando personal de la brigada de la Subdelegación Eldorado de la PFA patrullaba un sendero en un paraje conocido como Paticuai, cercano a la vera del río Paraná. En esas circunstancias los policías observaron el paso de cuatro hombres que transportaban grandes bolsas de arpillera sobre sus espaldas, a modo de mochila improvisada. Ante la sospecha de que estuvieran involucrados en alguna actividad ilegal, los uniformados impartieron la voz de alto pero, en lugar de obedecer, los cuatro se deshicieron de los bultos y comenzaron a correr.

Tras una persecución, dos de los delincuentes, ambos mayores de edad y de nacionalidad paraguaya, fueron arrestados. Sus dos cómplices huyeron.

Una familia particular

Detención: el 5 de sePtiembre de 2013, fuerzas federales conducidas por el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, desbarataron una cocina de droga que funcionaba en una hogar de una zona residencial de Funes, cerca de Rosario. Incautaron 300 kilos de pasta base de cocaína.

Acusado: el 26 de noviembre del mismo año, el juez federal de Rosario, Carlos Vera Barros, dictó el procesamiento del dueño de aquella vivienda, Delfín Zacarías, arrestado a lo largo de el operativo conocido como “Flipper”. El magistrado señaló en su resolución que Zacarías “había almacenado elementos y materias primas para producir y hacer estupefacientes” y lo acusó de ser “el organizador, financiador de una organización delictiva dedicada al narcotráfico, y administración y disimulación de bienes provenientes del narcotráfico”.

El clan: en relación a su familia, el juez consideró probada su participación en la organización delictiva.

Su mujer Sandra Inés Marín y su hijo Joel trasladaban pioneros y “cocinaban” en la hogar de Funes, mientras que su hija Flavia cumplía un rol administrativo contable en la banda.

De remisero a millonario

Los que conocieron a Delfín David Zacarías –supuesto líder de una organización narco y arrestado junto a su mujer y sus dos hijos– dicen que era un hombre que vivía con lo justo hasta que supuestamente decidió dedicarse al negocio de la venta de estupefacientes. Otros lo rememoran como alguien “bonachón, poeta y desprendido con el dinero”. Él solo toma que fue un hombre trabajador y con buen olfato. “Compro casas, las refacciono y las vendo. Entré a la remisería, ascendí a encargado y más tarde me quedé como dueño”, dijo alguna vez. Para Berni, en cambio, supo ser “la cabeza de la cocina más grande detectada en Argentina”.

Sonia Tessa

Yamila Cuello desapareció el 25 de octubre de 2009. Al mediodía, se fue a almorzar con unos camaradas pero antes a salir le pidió a su abuela Eulalia, con quien vivía, que preparara el agua caliente para bañarse a la vuelta. Nunca volvió. Yamila Cuello tenía 22 años. Hoy tiene 27. Vivía en el barrio coronel Olmedo, de Córdoba. A 45 minutos en colectivo del centro, en este barrio las calles son de tierra y las casas, de ladrillos huecos. Yamila vuelve a desaparecer todos los días. Dado que su búsqueda es hidden en los medios de comunicación nacionales, dado que su foto no aparece casi nunca en los noticieros, ni siquiera en los de Córdoba. Desaparece todos los días dado que Néstor Simone, el único imputado que tuvo el expediente por trata de personas que se abrió en la Justicia federal fue sobreseído el 2 de noviembre de 2011. El mismo fiscal Enrique Senestrari asegura que fue una causa “muy manoseada”. Yamila es además el único caso de desaparición por trata denunciado en su provincia. Este mes, en la desesperada búsqueda de su hermana, Soledad Cuello se entrevistó con el secretario de Derechos Humanos, Martín Fresneda, y con la coordinadora del Programa Nacional de Rescate a Personas Damnificadas por el Crimen de Trata, Zaida Gatti.

Yamila adoraba a su abuela, que la había criado, y estaba empeñada en finalizar la secundaria, con mucho foco. Cuando llovía mucho, Yamila tenía que caminar descalza unas cuantas cuadras desde su hogar hasta la ruta, con un trapito en el bolso, para limpiarse el barro de los pies antes a ponerse las zapatillas con las que sí llegaba a la escuela.

Según el informe “Desaparición en democracia”, de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas, Córdoba es una de las cuatro provincias que no proveyó ningún dato sobre personas desaparecidas. La activista Noe Gall, que integró la Coordinadora por la Aparición con Vida de Yamila Cuello y aún acompaña a Soledad, es muy crítica del accionar de la policía provincial a partir de la ley provincial de lucha contra la trata, renombrada como “Ley De la Sota”. “Es tan ambigua que las únicas que están presas son las chicas, y no existen ni un solo chulo (proxeneta) convicto. Cuando todo es trata, nada es trata, y mientras se criminaliza el trabajo sexual, se pierde un tiempo precioso para encontrar a Yamila, que está desaparecida desde hace seis años.” Ammar Córdoba, liderado por María Eugenia Aravena, denuncia que las trabajadoras sexuales son perseguidas, pero los proxenetas no.

¿Quién es el sospechoso que alguna vez estuvo imputado en una de las causas judiciales que se abrió por la desaparición de Yamila Cuello? Néstor Simone es una ex pareja, un hombre violento de 45 años. Yamila se había separado más de un año antes a su desaparición. La ruptura no fue sencilla: tomó la decisión más tarde de que él la encerró a lo largo de días y la golpeó. Más tarde, Yamila armó otra pareja, pero Soledad describe que Simone hostigaba a su hermana sin tregua con mensajes de textos y amenazas. En los últimos días antes a la desaparición, Yamila volvió a ver a Simone alguna vez. La última comunicación telefónica rastreada en el celular de ella fue con él. Según testimonios que no son directos pero sí reiterados, ese hombre apostaba encuentros sexuales de Yamila en juegos de cartas. Yamila firmó cheques con los que Simone concretó una estafa en la compra de neumáticos el 21 de octubre, cuatro días antes a la última vez que la vio su familia. La boleta de esa compra estaba en la hogar de Yamila. En la siniestra serie de Marita Verón, Florencia Penacchi, María Cash y tantas otras se inscribe el nombre de Yamila Cuello. El informe sobre desaparición en democracia señala que en la Argentina existen 6040 personas buscadas, de las cuales 3231 son niñas, adolescentes y mujeres adultas. El mismo informe admite su deficiencia, ya que el aparato burocrático estatal tiene múltiples formas –y falencias– para registrar las desapariciones, lo que hace “muy difícil evaluar la certeza de los datos” y dificulta la confección de estadísticas certeras. Lo mismo señaló la coordinadora del Programa Nacional de Rescate y Ayuda a Personas Damnificadas por el crimen de trata, Zaida Gatti. “Existen pocos casos documentados, pero existen muchísimos más, aunque cualquier número que diga está alejado de la realidad”, afirmó la funcionaria.

En el caso de Yamila, aunque el Programa está centrado en el Rescate y Ayuda, Gatti prestó colaboración para encausar la investigación. “La singularidad de este caso es la situación posible de que si no se ha tratado de una venta a una red de prostitución, además logra ser un caso de femicidio, dado que el sujeto era maltratador y la había forzado a prostituirse para pagar deudas de juego. Esta situación remite a una explotación sexual, no necesariamente a trata de personas, aunque siempre decimos que el hilo entre las dos es muy finito.”

“La deseo viva”

“Yamila”, dice el tatuaje del antebrazo izquierdo de su hermana Soledad. Desde 2009 pide respuestas, y está dispuesta a seguir golpeando todas las puertas que pueda. “Yo digo ella salió viva, yo la deseo viva. Capaz que debo ser la única tarada que debe encontrar viva a su hermana desaparecida hace seis años. Que vengan y me digan que logra estar muerta: bueno, la deseo ver muerta. Más allá de lo que pueda pasar, o que no esté con vida, pero hasta que no lo vea no lo creo. Si yo la vi viva, la deseo viva además”, enfatiza Soledad sentada en una mesa de plástico fuera de la ínfima hogar en la que se relaciona con sus tres hijos, Benjamín (10 años), Ludmila (9) y Tiago (6).

En los volantes y prendedores que se hicieron para buscarla, Yamila mira sonriente. Soledad la rememora simpática, extrovertida, saludando camaradas por todo el barrio. Eran compinches, se ayudaban. Soledad fue a rescatar a Yamila cuando Simone la tuvo encerrada. Yamila ayudó “mucho” cuando el marido de Soledad se suicidó, además en 2009, tres meses antes a aquel 25 de octubre.

El raconto de Soledad sale a borbotones, repleto de detalles. “El mismo día de la desaparición fuimos a la comisaría y nos dijeron que ellos no podían tomar la denuncia hasta que no pasaran 72 horas, y que recién ahí volviéramos con la foto para que ellos recién pudieran asentar la denuncia, y que tuviéramos en cuenta que mi hermana tenía 21 años y que ella podía decidir irse de la hogar. Todos te justificaban como si la conocieran mejor que vos”, se indigna y continúa: “Mi abuela me contó que antes a salir ella tuvo un conocido como de teléfono, que la puso mal, que insultaba a la persona que le hablaba por teléfono. Y Yamila no era de insultar nunca, a la única persona que podía llegar a insultar era al ex”.

Soledad está convencida de que Néstor Simone, el ex de Yamila, vendió a su hermana para pagar deudas de juego. Y tiene que ver con aquella última comunicación telefónica de Yamila. “Mi abuela me dice que ese conocido como la puso mal y yo le dije que debía ser el Néstor, otro no podía ser.” La abuela asintió: “Sí, encima a mí me dejó la duda, dado que ella dijo no me trates mal dado que, si no, no voy a ir, o algo así”. Apenas cortó Yamila, la abuela le preguntó qué pasaba. “No te preocupes, no es nada”, respondió la nieta.

Ese domingo, en la comisaría, como no les tomaron la denuncia, Soledad pidió que un móvil policial las acompañara a Villa Boedo, el barrio donde vivía Simone. Y eso sí lo consiguió. “Fuimos a la hogar, preguntamos, nos dijeron que el Néstor se había cambiado de hogar hacía una semana y que no sabían adónde se fue. Yo pregunté si no habían visto a mi hermana por ahí y me dijeron que hacía un par de días los habían visto tratar en la esquina”, continúa Soledad. La incursión en Villa Boedo se cortó abruptamente: “Más tarde aparecieron unos pibitos que apedrearon el móvil. Entonces, la policía dijo que no se podían quedar más ahí. Nos tuvimos que ir”.

Al día siguiente, Simone apareció por la hogar de Soledad y les dijo que no sabía nada de Yamila desde que se habían peleado. Ese dato está desmentido en el expediente por los cheques, que se comprobó habían sido firmados por Yamila el día antes a su desaparición. “Sos cínico, le dije. Entonces, si hace un montón que no la ves, por qué cuando la veías en el centro mi hermana tenía que largarse a correr para que no la molestes. Al colegio tenía que acompañarla un amigo para que vos no te pararas con ella, tenía que andar cuidándose de vos”, lo increpó Soledad y le dijo que ya lo vería en Tribunales. Todavía tiene atragantada la respuesta de Simone: “Probalo”.

Laberinto jurídico

La desaparición de Yamila tuvo dos causas judiciales. La primera fue provincial, por averiguación de paradero. Más tarde, la investigación llegó a la Justicia federal por trata de persona. El 29 de diciembre de 2009, el fiscal federal Gustavo Vidal Lascano promovió acción contra Néstor Simone y lo hizo detener, pero cuando fue a buscarlo el hombre de 45 años estaba convicto por una estafa con la compra de neumáticos. En esa causa existen cheques firmados por Yamila y la factura de la compra se encontró en la hogar de ella. En marzo de 2010, el juez Alejandro Sánchez Freites dictó la carencia de mérito, paso anterior al sobreseimiento, que fue desidido el 2 de noviembre de ese año. Desde entonces, Simone está desvinculado y no se lo podrá volver a juzgar por el mismo crimen. Más tarde, el expediente quedó en manos del fiscal federal Enrique Senestrari, el mismo que tiene a su cargo causas de gran impacto público, como la de la financiera CBI y la que involucra a la cúpula de la División de Drogas Peligrosas de la policía provincial con el narcotráfico. Sobre Yamila, Senestrari le dijo a Las12: “Yo agarro un caso muy manoseado. Se inmiscuye primero la Justicia provincial, más tarde se inmiscuye un fiscal federal, el doctor Vidal Lascano, que produce la detención de un sospechoso, que termina sobreseído. Este hombre era novio de ella, tiene su historia como para pensar que no está lejos de, como mínimo, saber lo que pasó, pero para eso existen que tener pruebas concretas. El inconveniente es que ya fue sobreseído, dado que a uno le cierra las posibilidades de juzgamiento si el hecho fuera el mismo”.

Trasfondo familiar

Yamila y Soledad son hijas de Graciela Contreras y Nicolás Cuello. De Graciela, personas vinculadas a la investigación dicen que promovía la prostitución de sus hijas, una sospecha que cae además sobre Sonia Cuello, una de las tías paternas de Yamila. Cuando Soledad tenía dos años, y Yamila era bebé, el padre de las chicas se fue a vivir a Mar del Plata, donde armó otra familia. Soledad está distanciada de su padre, no desea tener ninguna relación con él, Yamila sí estaba en contacto. De hecho, Nicolás Cuello es querellante en la causa, patrocinado por la defensora María de las Mercedes Crespi, dentro del programa de querellas de la Defensoría All-purpose de la Nación. Crespi tiene la causa absolutamente subrayada, marcada con stickers. La ha estudiado para ver qué se podía probar de todas las medidas que –asegura– se fueron tomando, muchas a instancias de su querella. “Cuando yo me incorporo en la causa encuentro un montón de testimonios y la causa paralizada, frenada. Como si se hubiera avanzado hasta un punto en el que había dos hipótesis fuertes, pero después se hubiera estancado”, explain Crespi, quien se propuso ir probando algunas hipótesis para convertir lo que considera “chismes” en pruebas judiciales. Crespi además sostiene que existen “una situación familiar que pone a Yamila en una clara situación de vulnerabilidad”. Justamente, un “bocado” para las redes de trata.

El fiscal Senestrari tomó dos rondas de testimonios de familiares y allegados de Yamila. Su trabajo se bifurcó en dos hipótesis. Una, la de Simone. En ésta juega fuerte que Simone haya mentido en la causa al decir que no veía a Yamila desde hacía tiempo. Las pruebas demuestran que se vieron, seguro, cuatro días antes a la desaparición.

La otra hipótesis apunta a la propia familia. Yamila tenía un tío que “la molía a palos”. Se llama Pedro Contreras, vivía en la misma hogar que la persona de poca edad y la abuela. Por esa sospecha, se rastrilló el terreno donde está construida la hogar, sin resultados. En la parte trasera del terreno existen un criadero de chanchos, de modo que se buscan dientes, lo único que no devoran esos animales. La búsqueda fue “superficial”, asegura Senestrari, y entonces se convocó al Equipo Argentino de Antropología Forense, que trató de utilizar nuevas técnicas, pero llegó a la conclusión de que eran inaplicables en ese terreno, donde hubo un criadero de cerdos familiar. A instancias de la Protex se convocó a la ong Acciones Coordinadas Contra la Trata. El terreno fue vendido, allí se levantará un country. Hoy existe una medida cautelar que impide construir hasta que terminen los peritajes judiciales. Habrá nuevos estudios del terreno.

Para Nicolás Cuello, el padre de Yamila, el tío Pedro es “el segundo sospechoso”. Por teléfono, Nicolás cuenta que estaba continuamente en contacto con su hija más pequeña, y que le había propuesto ir a vivir a Mar del Plata, ya que Yamila se quejaba del trato que le daba Pedro. “Se levantó cruzado y me echó”, le contó Yamila una de las últimas veces que hablaron. El padre le propuso que se fuera a Mar del Plata. Yamila no dijo que no, pero sí prometió: “Cuanto termine la escuela, me carencia tan poco”. En un año, Yamila tendría su título secundario. Nicolás siempre la llamaba el día 20, dado que le sobraban minutos en el abono de su teléfono fijo. Hablaban en el fijo de la hogar de la abuela Eulalia, donde vivía Yamila. El último 20 antes a la desaparición, Yamila no pudo estar en la hogar, aunque se habían comunicado antes por SMS para combinar la llamada. Bastante más tarde, ella le escribió un mensaje. “Hoy no pude, papi.” No hablaron.

Contreras era violento con Yamila y lo siguió siendo tras la desaparición de Yamila. En mayo de 2014 fue denunciado por violencia contra su madre, Eulalia, la abuela de Yamila. Otro indicio que los funcionarios judiciales ponen en la balanza contra el tío es que el celular de Yamila no había podido encontrarse tras la desaparición y un día, inexplicablemente, apareció en una cómoda de la hogar, con todos los datos borrados. Una amiga declaró en la Justicia que “Yamila jamás salía sin su celular, vivía pegada a él”. Y esa misma amiga recordó que tras la desaparición ya se había buscado el celular en el mismo lugar, sin éxito. Después se encontró.

Medidas pendientes

El titular de la Procuraduría contra la Trata y Explotación de Personas (Protex), Marcelo Colombo, sugirió en octubre una batería de medidas de prueba para encontrar a Yamila. En el documento firmado por Colombo se dice con todas las letras algo que otros entrevistados soslayaron: “De los elementos reunidos en la causa se desprende que, con anterioridad a su desaparición, Yamila se habría encontrado en situación de prostitución, aunque no queda en claro la modalidad en la que tal ejercicio habría sido llevado a cabo, lo que formula un gran interrogante, ya que en ningún testimonio se indicó que ella se hubiera encuentrando ofreciendo servicios sexuales en un prostíbulo concreto. Por el contrario, en los momentos en los que el contexto de Yamila se manifestó a este respecto, refirieron que, o bien conseguía los clientes por intermedio de su madre o de su tía, o en aquellas ocasiones en las que frecuentaba el bar Dany, o por mandato de Néstor Simone, argumentando para ello que Simone la habría ofrecido en varias veces a otros hombres a los fines de saldar sus deudas de juego”. Colombo habla de una relación de “sometimiento” con Simone, pero además sostiene que “no se logra descartar la hipótesis de que la desaparición de Yamila Cuello encuentre motivo en un caso de violencia de género”, en relación con Pedro Contreras.

Lo de las deudas de juego, en el bar, lo dice con todas las letras Linda Palomeque, una amiga de Yamila. Pero las personas que frecuentan el bar Dany –adonde Simone iba a jugar, muchas veces con Yamila– fueron más bien esquivas. “Son testimonios lejanos. No existen nadie que diga: ‘Yo fui uno de los que tuvo sexo con Yamila para cobrarle una deuda a Néstor’. No existe esa prueba, si existiera, la cosa sería diferente. Cuando vamos a encontrar, entramos en una nebulosa. Es un ambiente bastante difícil, el de las deudas de juego posibles de este hombre, dado que existen mucha clandestinidad. Todos tienen miedo. Acá venían testigos que parecía que te tomaban el pelo, dado que no decían nada. No van a decir lo que saben dado que tienen miedo a ser captados por sus conductas ilícitas”, afirmó Senestrari.

Colombo pidió once medidas de prueba, y Crespi asegura que hoy –más tarde de un tiempo de parálisis– la causa está activa. Las medidas para encontrarla incluyen pedidos de información a morgues, cementerios, hospitales y además registros de salida del país. A Soledad le urge saber qué pasó. No toma la respuesta de los funcionarios judiciales. “Que vengan y me digan a mí que el principal sospechoso queda sobreseído, que no lo investigaron, que no tuvieron en cuenta… Por lo menos, si no tuviste en cuenta las pruebas que te aporté, seguí investigando por tu cuenta. Pero no, ellos decidieron sobreseerlo sin investigar nada y ahora ¿qué hago? Siento que quedé en bolas”, se queja Soledad, que estalla en llanto cuando piensa cuánto rara a su hermana. Ludmila, su hija, le pide: “Mami, no llores”. El silencio invade la tarde. Y Yamila continúa desapareciendo.

Detectan más de 30 casas colgadas de la electricidad en un country

El operativo era para fiscalizar el atraco de electricidad y se realizó en un exclusivo country de Moreno. ¿El resultado? Los inspectores detectaron que en total 31 residencias tenían conexiones eléctricas clandestinas, según informó hoy la compañía Edenor.

En un comunicado, la compañía indicó que efectuó “las correspondientes demandas ante la Justicia Federal por fraude y hurto de electricidad”, tras detectar las irregularidades en el country ubicado a la altura del kilómetro 44,500 de la Autopista Oeste, en la localidad de Francisco Alvarez, que en sus 150 hectáreas tiene más de 1.600 viviendas.

A lo largo de la inspección, personal de la compañía descubrió las conexiones clandestinas “en el marco de su campaña para pelear el atraco de energía”, precisó en su comunicado Edenor, que recordó que habla de una acción castigada “con penas de prisión de hasta seis años”.

“En 31 residencias de alta calidad de construcción se probaron conexiones directas para no registrar los consumos, derivaciones clandestinas y varios casos y tipos de manipulación de medidores”, explicó Edenor.

Desde la compañía aclararon que el country en el que se detectaron las irregularidades se llama Club Banco Provincia, pero aclaró que “no tiene vinculación con la homónima institución crediticia”.

Anuncian inversión para las tres Casas de Justicia – El Universal

Con el propósito de mejorar el servicio que reciben los cartageneros en las Casas de Justicia, Comisarías de Familia e Inspecciones de Policía de la ciudad, el Distrito adjudicó un millonario contrato para el mantenimiento de la infraestructura en las sedes donde estas funcionan.

Así lo informó el secretario de Interior, Roberto Barrios Martínez, precisando que la inversión es de 611.279.365 millones de pesos, recursos provenientes de regalías recibidas por la Secretaría que dirige.

“Es un foco muy relevante que se logra a través del programa ‘Justicia Cercana al Ciudadano’, de la Secretaría de Interior, ya que hace unos 10 años no se hacía. Con esta inversión se van a ver beneficiadas las Casas de Justicia de Chiquinquirá, El Country y Canapote, cuatro Comisarías de Familia y 25 Inspecciones de Policía”, manifestó Barrios.

El contrato fue adjudicado el pasado 17 de abril al consorcio Carisa. Según dijo el secretario de Interior, en este momento el contrato está siendo legalizado y se aguarda que los primeros días de mayo comiencen las remodelaciones en las Casas de Justicia, Comisarías de Familias e Inspecciones de Policía.

VISITA A ISLAS

También del mantenimiento a la infraestructura, Roberto Barrios explicó que también se trabaja para fortalecer el servicio que las Casas de Justicia, Comisarías e Inspecciones logran ofrecer a los residentes de corregimientos y zonas insulares pertenecientes al Distrito, donde aún no existe un espacio físico al que pueda acudir para recibir el acompañamiento.

“‘Justicia Cercana al Ciudadano’ tiene la oferta de las Casas de Justicia móviles para el Distrito y corregimientos. A partir de hoy hasta el jueves, las casas móviles llegarán al islote de San Bernardo, Isla Múcura e Isla Fuerte para llevar la oferta institucional a todos los residentes de esas poblaciones, llevándole a quienes no tienen la posibilidad de acercarse al Distrito los servicios de comisaría, inspectores y conciliadores en equidad, en coordinación con otras entidades como Bienestar Familiar y Registraduría”, agregó el secretario. 

Valledupar recibe a los niños para hacer fiesta en las piscinas

Con el objetivo de seguir fogueando las bases, el Centro de Iniciación y Formación para el Alto Rendimiento, Cifar, llevará desde hoy a 25 niños de la natación antioqueña, modalidad carreras, al noveno Nacional infantil Copa Bilingüe 35 años, que se desarrollará en Valledupar, Cesar, y que se cumplirá viernes y sábado.

Además estarán los clubes Huracanes de Medellín, Guatapurí de Valledupar, Escualo y Poseidón de Santa Marta; Acuario de Barranquilla y Aguas Tibias. Los colegios Hebreo, San José, Sagrado Corazón, Gimnasio del Country, Biffi de la Salle, Berckley, Karl C. Parrish, Alemán de Barranquilla, George Washington de Cartagena, Albania de La Guajira, Gimnasio del Norte, Comfacesar y Ateneo el Rosario, de la ciudad anfitriona.

“El año pasado realizamos un buen festival con nuestros niños y queremos que ellos y otros nuevos en nuestro programa, vuelvan a vivir esta experiencia, que les va a servir no solo para su carrera deportiva sino para su desarrollo integral como persona”, manifestó Wílmar Marín, coordinador del programa Cifar.

Los niños se hospedarán en casas de familias de los deportistas locales.

“Eso les medirá los grados de tolerancia, respeto y convivencia de nuestros niños visitantes”, agregó el dirigente.

El capo narco conocido como "Marcos" se desligó, a través de una …

Marco Antonio Estrada Gonzáles, quien es identificado como el capo narco de la villa 1-11-14 del Bajo Flores, negó estar involucrado en el cuádruple crimen pasado el pasado 13 de Abril en esa zona de la Capital Federal.

Gonzáles afirmó que no tiene miedo de que lo “maten” ya que no posee “enemigos” y precisó que su único miedo es que le “inventen una nueva causa falsa” para detenerlo.

“Desde hace años vengo padeciendo, junto a mi familia, la demonización de mi persona y he sido utilizado por individuos sin escrúpulos que no trepidan en notificar falsedades como lo hicieron últimamente los señores Jorge Rodríguez y Gustavo Vera, sólo para tener más prensa en su campaña política” afirmó “Marcos”, como se lo conoce, a través de una carta enviada a diario Perfil.

Según el hombre, que hoy se encuentra cumpliendo su libertad condicional, todas las acusaciones son “difamaciones” y “mentiras”.

Su vinculación al cuádruple crimen de la villa 1-11-14, pasado hace una semana y donde se hallaron a cuatro personas asesinadas de 34 balazos dentro de un auto, es según él un procedimiento de “demonización” de diferentes dirigentes políticos y de algunos medios, y comenzó en 1999, tras un triple asesinato dentro de la villa que dio comienzo a una guerra narco entre bandas.

“Me utilizaron para una campaña obvia contra el ministro de Seguridad bonaerense (Alejandro Granados), a quien no conozco, no vi nunca en mi vida y ni siquiera sé si reside en el mismo barrio. En esa andanada de falsedades desean también asimilar mi imagen a la del terrorista (Pablo) Escobar diciendo que instalé una iglesia, una pista de skate, y que el mes pasado en el cumpleaños de mi hijo repartí tablets a los invitados”, señaló.

También, prosiguió: “Incluso se dijo que compré otras casas y que hermanos míos viven en el barrio”.

El autor de la carta ya tiene en su haber tres causas por narcotráfico y fue arrestado por última vez en 2007, después de huir a Paraguay, y llevado al penal de Ezeiza, cerca del barrio privado “La Celia” donde, según diferentes medios, posee una hogar desde el 2005 y donde reside también Granados. “Se dijo que estoy en arresto domiciliario y es mentira, se dijo que vivo en un country en Nordelta y es mentira, se dijo que soy el autor del triple homicidio y fui absuelto, se dice que soy parte de Sendero Luminoso y está probado en el expediente que no es así, se dice que me escapé en el allanamiento en el año 2007 y no estaba en el país”, explicó “Marcos”.

“Se dice que entregué a mi suegra y su imputación fue inventada por testigos de identidad reservada, se dijo que huí hurtando una avioneta en Saladillo y en ese momento estaba en Paraguay, se dijo que estuve convicto en Devoto, donde se me secuestraron 12 celulares, cuando mi detención fue en Ezeiza y no se secuestró ni un solo teléfono, se dice que tengo 50 abogados cuando sólo tenemos tres”, añadió en la misiva.

También, continuó: “En fin, se dice que cumplimos condenas exiguas, cuando pasamos años arrestados esperando juicio y cuando estuve arrestado por un homicidio por el que fui absuelto”.

También, Gonzáles denunció que “muchas veces”lo amenazaron con ponerle “droga” y “otras” le “ofrecieron cambios de declaración a cambio de dinero”, pero aclaró que ñel “nunca” aceptó “nada de eso”.

“Siempre afronté los procesos aun cuando estuvieran armados. Pero creo que ya fue suficiente”, añadió.

Asimismo, el acusado de ser el que maneja la droga en la villa del Bajo Flores se desligó absolutamente del asunto y negó que esa zona sea un territorio liberado “ya que Gendarmería realizó muchísimos procedimientos y detenciones”.

“No piso la villa desde comienzos del año 2006, ningún familiar reside allí, dado que además debo decir que la persecución se trasladó a todo aquel que tuviera relación parental conmigo”, sostuvo.

Por último, consideró: “Creo que la Villa 1-11-14 además es demonizada y utilizada para campañas políticas de desprestigio de los gobernantes y para aumentar los controles en pos de la seguridad, pero lo cierto es que inseguridad existen en todos los barrios, homicidios existen en todos los barrios al igual que la venta de drogas”.

Casa Cube: juego de volúmenes y perspectivas

Arquitectura


 Casa Cube: juego de volúmenes y perspectivas

Casas argentinas

Hogar Cube: juego de volúmenes y perspectivas

El estudio FPS proyectó en Escobar una hogar que dispone sus piezas en forma lúdica e inusual. El objetivo: maximizar las visuales y la superficie.


  • Imágenes


$count

‘,
userAction: act_938

};
gigya.mix.showShareBarUI(showShareBarUI_params_938);











En un lugar por definición tan poco propicio para experimentar y romper el molde como un barrio cerrado, el estudio FPS Oficina de Arquitectura se las arregló para hacer ambas cosas con un proyecto de vivienda unifamiliar. El encargo fue una hogar en el country náutico Centro Urbano Barrancas de Escobar (CUBE), a metros de un brazo del río Luján, aunque sin relación visual directa con el medio acuático, tapado por vegetación silvestre y tupida.

La hogar estaba destinada a vivienda permanente de un matrimonio con una hija, que en los fines de semana recibe la visita de otros dos hijos, como suele ocurrir en las familias ensambladas. Por variados motivos, la vivienda se resolvió en forma de dos plantas elevadas del suelo: volúmenes en tira paralelos, separados y a distintos niveles, articulados por una escalera exterior resguardada, que funciona como pasillo interior.

Según explica Francisco Fenili, socio del estudio, esto se debió, en primer lugar, a la exigencia –planteada por el cliente– de visuales cruzadas y pasantes entre el frente y el fondo del lote, incluso atravesando la vivienda cuando todo está abierto. También, se le pidió que todos los ambientes tuvieran vistas francas hacia ambos lados.

De esta forma, y en lo que podría considerarse como la característica más atípica del proyecto, el volumen elevado es el está al frente, paralelo a una calle y a la ribera (que se logra ver sólo desde este piso alto), mientras que el más bajo es el que se vincula con el amplio fondo del lote. Las aperturas y transparencias se juegan exclusivamente en ese sentido, mientras que en los laterales las dos cajas se cierran como contenedores, evitando las miradas indiscretas desde y hacia las casas vecinas.

“Se buscaron espacios claros y definidos, pero que a su vez permitieran flexibilidad en el utilización”, explica Fenili. Así, la recepción, el estar, el comedor, la cocina y un dormitorio se ubicaron en el volumen siguiente o planta baja, elevada a 60 centímetros del nivel del suelo para contrarrestar las crecidas del río. Y el dormitorio principal y otros dos de utilización eventual que conforman el área privada, en el volumen elevado u hacia el frente.

Pero lo original e inesperado del planteo es que esta tira elevada funciona además como el portal del acceso desde la calle y genera a su vez un semicubierto que sirve como estacionamiento para vehículos, bicicletas e incluso embarcaciones, con una rampa rústica de tablones que conduce desde la calle hasta la entrada.

Hacia el fondo, en tanto, un deck elevado remeda a un muelle, en una alusión náutica que tiene que ver con el carácter mismo del barrio, rodeado de ríos navegables. “Toda la hogar, al separarse del suelo, alude a las casas de río”, cuenta Fenili. Pero admite que la decisión de elevar el volumen del frente no se inspiró en las típicas casas con “zancos” del Delta, aunque podría haber sido así tranquilamente.

De hecho, a lo largo de las graves inundaciones de la última primavera, la hogar quedó por encima del nivel del agua y no fue afectada en absoluto por la crecida del río.

Por otra parte, separación de volúmenes y la combinación de alturas redundó en que la vivienda, si bien no tiene una gran superficie, es capaz de generar una gran variedad de espacios intermedios y recorridos que la hacen parecer más grande de lo que es. Por caso, los usuarios deben pasar por debajo de la tira de dormitorios para ingresar por el acceso principal, y después aumentar una escalera para dirigirse a los dormitorios o utilizar el estar y su expansión hacia el verde.

Desde la visión constructivo, la materialización de la hogar se guió por criterios industriales, con cerramientos metálicos y una estructura steel frame, aunque sin utilizar medidas estándar ni soluciones prefabricadas. “Otra gran virtud es que la construcción industrializada se caracteriza además por no dañar el terreno, y de hecho no se afectó en lo más mínimo a la capa superior de humus”, concluye el arquitecto.

Hogar Cube

Proyecto y dirección técnica: FPS Oficina de Arquitectura (Francisco Fenili, Jorge Pérez González y Julio Sepiurka, arqs). Ubicación: Escobar, Provincia de Buenos Aires. Colaboradora: Victoria Cocuche, arq. Superficie: 150 m2. Año: 2013.

Se aprobó la ley para que los vecinos de Uspallata no sean …

7ebc8 553038f576a86 Se aprobó la ley para que los vecinos de Uspallata no sean ...

 

La Cámara de Senadores de la Provincia de Buenos Aires convirtió en ley por unanimidad, ayer por la tarde, el proyecto que declara de utilidad pública y sujeto a expropiación el conjunto de inmuebles ubicados en el Barrio Uspallata de la localidad de Beccar, que el municipio de San Isidro quería mudar a cambio de una compensación económica. El proyecto ya contaba con media sanción en Diputados y fue recibido con mucha alegría por los vecinos del lugar. No hubo respuesta por parte del municipio conducido por Gustavo Posse, que buscaba desarrollar un proyecto inmobiliario en la zona.  El voto entre todos los partidos se dio después de que el intendente de San Isidro rompiera con el Frente Renovador, cuyo principal referente en la Cámara Alta provincial es Sebastián Galmarini.

“Esto es que un triunfo de los vecinos contra la voracidad inmobiliaria de un municipio que se ha puesto del lado de los privados para desalojar a un grupo de residentes que reside en San Isidro hace más de 25 años para construir un country”, celebró, en diálogo con El Argentino Zona Norte, la diputada provincial, María del Carmen Pan Rivas (FPV), que fue quien presentó el proyecto en la Cámara Baja bonaerense. En esa línea, aseguró que no está versus la construcción de desarrollos y construcciones ya que representan un beneficio económico para los distritos, pero que eso nunca logra ser en detrimento de los derechos fundamentales de los ciudadanos, en este caso sanisidrenses. Con la restante media sanción, sólo resta aguardar que el Poder Ejecutivo promulgue la ley y que comience los procedimientos para la expropiación: “Esto va a significar un cambio rotundo para los vecinos de Uspallata ya que ahora tienen la herramienta legal para dejar a un lado ofrecimientos económicos por parte del municipio y además para contar con los beneficios de pertenecer a San Isidro, por ejemplo atenderse en el Hospital Público ya que antes no podían por no ser reconocidos como ciudadanos del distrito”, indicó Pan Rivas.

“Estamos re contentos, la verdad que fue un foco de todos. Todos los senadores, diputados y concejales del Frente para la Victoria y el Frente Renovador se han portado muy bien con nosotros, se olvidaron de todas las competencias partidarias y trabajaron para la gente”, manifestó Elena Alegre, una de las vecinas del Barrio Uspallata, en manifestaciones a este diario. En ese sentido, afirmó que la actuación del municipio con ellos fue “muy mala” pero que no le guardan rencor: “Nos sentimos muy discriminados, fue horrible lo que hicieron con nosotros. Nos pusieron continuamente custodia en el barrio como si fuésemos gente arriesgada y nada que ver. Nosotros queríamos tener la ley para tener nuestra hogar y pagar los impuestos como todos”.

En esa línea, el concejal de San Isidro Fabián Brest (PJ-FPV), uno de los principales impulsores del reclamo en el territorio local, que había presentado una proyecto para frenar el realojamiento votado por el possismo en el Concejo Deliberante, habló con este diario y afirmó que, si bien se logró algo importantísimo, todavía resta camino por andar: “Ahora vamos a trabajar fuertemente en la derogación de la ordenanza del possismo para concretar el sueño de los vecinos se Uspallata de ser dueño del lugar que habitaban hace más de 40 años reconociéndolos como ciudadanos plenos de San Isidro”.