Al menos siete delincuentes cometieron un espectacular asalto en …

Una banda de al menos siete delincuentes irrumpió  en el barrio privado La Rinconada de la localidad de Ibarlucea. Los delincuentes redujeron a la custodia privada del predio y cometieron un atraco en una de las viviendas.

El atraco ocurrió la semana pasada pero trascendió hoy. El lugar donde ocurrió la entradera queda sobre la ruta nacional 34 a pocos metros del cruce de la A012, esto es a unos 15 kilómetros al noroeste de Rosario.

Ariel, una de las víctimas de los ladrones, contó al programa “Todos en La Ocho” lo que le tocó vivir cuando los hampones hicieron su aparición en su vivienda después de poner fuera de juego a la custodia privada.

“Primero redujeron a los guardias, y como notaron que las casas tenían alarma decidieron quedarse a aguardar que lleguen los dueños. En esta época existen poca gente viviendo, dado que muchos están de vacaciones”, sostuvo.

Los delincuentes se dividieron en dos grupos. Uno quedó controlando a los vigiladores y otro avanzó sobre la hogar de Ariel.

“Nosotros recién habíamos llegado. Estaba apunto de poner la alarma y enseguida tenía a tres personas armadas, encima mío. Me redujeron, me metieron en hogar. Las hicieron bajar del auto a mi mujer y a mi hija de dos años. Me golpearon y  me pedían plata o todo lo que había”, agregó.

La víctima contó que tuvo que llevar a uno de los ladrones hacia la planta alta de la hogar y entregarle el dinero que tenía. “A mi mujer y a mi nos pusieron en habitaciones separadas. Nos ataron de pies y manos. Ejercieron una fuerte presión psicológica. Decían: nos llevamos a la nena y vas a ver como aparece más plata, y cosas por el estilo”.

Ariel contó que los hampones estaban absolutamente conscientes. Dos de ellos eran muy tranquilos y trataban a las víctimas de “usted”.

“Mi hogar fue la única que fue robada. Pero eso gracias a que la mujer de uno de los guardias, que justo estaba hablando por teléfono con su pareja en el momento en que era reducido por los ladrones, percibió desde el otro lado de la línea que algo terrible pasaba”, contó el testigo.

Según su raconto, la mujer del custodio reside en Serodino y está embarazada, pero como sospechaba que algo terrible podía ocurrir en el country tomó su auto y se dirigió hacia Ibarlucea. “Cuando llegó al barrio confirmó que algo raro ocurría, dado que no había nadie en la garita de custodia. Entonces se dirigió hasta la comisaría del pueblo. Allí le dijeron que no tenían móviles que tenía que aguardar. Al rato llegó el patrullero y salieron hacia La Rinconada. Cuando llegaron, yo estaba maniatado y los ladrones habían huido”, agregó.



Estremecedor relato de un hombre que fue víctima de una entradera …

Una banda de al menos siete delincuentes irrumpió  en el barrio privado La Rinconada de la localidad de Ibarlucea. Los delincuentes redujeron a la custodia privada del predio y cometieron un atraco en una de las viviendas.

El atraco ocurrió la semana pasada pero trascendió hoy. El lugar donde ocurrió la entradera queda sobre la ruta nacional 34 a pocos metros del cruce de la A012, esto es a unos 15 kilómetros al noroeste de Rosario.

Ariel, una de las víctimas de los ladrones, contó al programa “Todos en La Ocho” lo que le tocó vivir cuando los hampones hicieron su aparición en su vivienda después de poner fuera de juego a la custodia privada.

“Primero redujeron a los guardias, y como notaron que las casas tenían alarma decidieron quedarse a aguardar que lleguen los dueños. En esta época existen poca gente viviendo, dado que muchos están de vacaciones”, sostuvo.

Los delincuentes se dividieron en dos grupos. Uno quedó controlando a los vigiladores y otro avanzó sobre la hogar de Ariel.

“Nosotros recién habíamos llegado. Estaba apunto de poner la alarma y enseguida tenía a tres personas armadas, encima mío. Me redujeron, me metieron en hogar. Las hicieron bajar del auto a mi mujer y a mi hija de dos años. Me golpearon y  me pedían plata o todo lo que había”, agregó.

La víctima contó que tuvo que llevar a uno de los ladrones hacia la planta alta de la hogar y entregarle el dinero que tenía. “A mi mujer y a mi nos pusieron en habitaciones separadas. Nos ataron de pies y manos. Ejercieron una fuerte presión psicológica. Decían: nos llevamos a la nena y vas a ver como aparece más plata, y cosas por el estilo”.

Ariel contó que los hampones estaban absolutamente conscientes. Dos de ellos eran muy tranquilos y trataban a las víctimas de “usted”.

“Mi hogar fue la única que fue robada. Pero eso gracias a que la mujer de uno de los guardias, que justo estaba hablando por teléfono con su pareja en el momento en que era reducido por los ladrones, percibió desde el otro lado de la línea que algo terrible pasaba”, contó el testigo.

Según su raconto, la mujer del custodio reside en Serodino y está embarazada, pero como sospechaba que algo terrible podía ocurrir en el country tomó su auto y se dirigió hacia Ibarlucea. “Cuando llegó al barrio confirmó que algo raro ocurría, dado que no había nadie en la garita de custodia. Entonces se dirigió hasta la comisaría del pueblo. Allí le dijeron que no tenían móviles que tenía que aguardar. Al rato llegó el patrullero y salieron hacia La Rinconada. Cuando llegaron, yo estaba maniatado y los ladrones habían huido”, agregó.



Presidente Peña dice que compró legalmente una casa a un …

El mandatario respondió así a una investigación del diario financiero norte americano The Wall Street Journal, para expresar que “adquirió legalmente su hogar de Ixtapan de la Sal”, una ciudad turística de casas de descanso en ese estado inner del país, localizada a 120 km de la ciudad de México.

El reportaje del diario de New York apunta a un nuevo caso de sospecha de conflicto de intereses o tráfico de influencias, dado que el presidente compró la propiedad en un exclusivo club de golf al empresario Roberto San Román, quien después ganó varios contratos millonarios con su gobierno.

El contratista contribuyó a convertir a la ciudad provinciana de Ixtapan de la Sal en un destino turístico conocido por sus aguas termales, 120 km al suroeste de la capital.

a815b 1033209936 Presidente Peña dice que compró legalmente una casa a un ...

La compra de esa hogar fue incluida por el mandatario “en sus manifestaciones patrimoniales tanto como Gobernador del Estado de México, como en su calidad de Presidente de la República”, indica un comunicado de la Presidencia para responder al diario de neoyorquino.

“Dicha hogar la ha utilizado de forma pública y notoria” el mandatario mexicano, indica la Presidencia, en el primero de una repuesta de tres puntos.

En segundo lugar, la Presidencia señala que “las empresas mexicanas o extranjeras que cumplan los requisitos legales logran participar en los procesos de contratación con el Gobierno Federal”, dice el comunicado, de forma que los contratos obtenidos por la compañía no implicarían ilegalidades.

“La constructora a la que se refiere la nota (del WSJ) participó en términos de la ley aplicable en los procesos de contratación y los mismos fueron resueltos conforme a la ley por los servidores públicos encargados de dichos procesos”, explica la oficina del mandatario mexicano.

Al presidente Peña “no le corresponde participar en los procesos de asignación de contratos”, enfatiza la repuesta oficial.

Finalmente, la Presidencia hace una tercera consideración del contexto de la transacción: “tan sólo la SCT (Secretaría de Comunicaciones y Transporte) a lo largo de esta administración (2012-18) ha otorgado 6.534 contratos a más de 4.000 empresas, en los términos de la legislación aplicable y por los servidores públicos encargados de ello”, finaliza la respuesta.

Peña llegó a la presidencia en el 2012 después de ser gobernador del Estado de México, un feudo histórico del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) y la firma de San Román ha ganado al menos 11 contratos federales, con negocios en varios estados. Seis de ellos sin una licitación, según la investigación del periódico.

7b475 1033478996 Presidente Peña dice que compró legalmente una casa a un ...

Antes a que Peña llegará al poder, la compañía nunca había ganado un contrato del gobierno federal, de arreglo con la investigación del WSJ.

La propiedad aparece en la declaración de bienes anuales del presidente en Ixtapan Country Club Gran Reserva, pero se desconocía la identidad del vendedor.

El portavoz de presidencia, Eduardo Sánchez, además negó cualquier conexión entre el éxito del constructor con contratos gubernamentales y la propiedad adquirida por el mandatario, mientras que la familia San Román no respondió a solicitudes del diario norte americano para comentar el caso.

El presidente compró la hogar en 372.000 dólares a valor de mercado y la transacción “no representa ningún conflicto de intereses”, dado que la relación del presidente Peña con algunos miembros de la familia San Román “se remonta a varias décadas”, dijo el portavoz presidencial a pedido del diario de la ciudad que tiene al mayor polo financiero de Estados Unidos.

Peña ha sido amigo de la familia San Román a lo largo de décadas, señaló el portavoz presidencial al grado que miembros de esa familia asistieron a la boda de Peña en 2010, con la actriz de la cadena Televisa Angélica Rivera.

El caso es revelado después de que la mujer del mandatario tuvo que poner en venta una mansión de 4 millones de dólares, debido a otra investigación, aquella vez de la periodista Carmen Aristegui, corresponsal de CNN y conductora del influyente noticiario mexicano de cobertura nacional MVS.

La periodista que sostiene uno de los foros más críticos del gobierno federal, reveló que la constructora de la hogar –Grupo Higa– era parte de un consorcio empresarial encabezado por una compañía estatal china que ganó un concurso para construir un tren rápido de 200 km de longitud, y cuyo contrato fue cancelado para impedir suspicacias en la licitación.

Unas semanas más tarde, WSJ broadcastó que el mismo Grupo Higa otorgó un crédito personal al secretario de finanzas Luis Videgaray, quien jefe de campaña del mandatario.

Cuatro meses más tarde del triunfo de Peña y dos antes a asumir su cargo en 2012 Videgaray compró una hogar de verano en el Club de Golf de Malinalco, a lo cual respondió que su crédito ya había sido abonado, antes a los nuevos contratos ganados por la compañía en el actual mandato.

Jóvenes hispanos sueñan igual que Martin Luther King

Este inmigrante mexicano de 24 años, residente de Queens, tomó conciencia de la carencia de respeto a los derechos humanos y civiles después de la desaparición de los 43 estudiantes de magisterio en Iguala, Guerrero. Este terrible hecho, que provocó indignación mundial, fue el detonante para las movilizaciones en New York que buscan hacer conciencia de la violencia y la impunidad en países de Latinoamérica.

Perpetuamos los ideales de Martin Luther King, re-enfocándolos en las nuevas luchas sociales. La crisis humanitaria en nuestros países se refleja en la realidad norte americano”, dijo Ortigoza. “No son eventos desvinculados, por ello alzamos nuestra voz”.Ortigoza, quien creció en el estado de México, dijo que el caso de Iguala despertó su deseo de lograr una mejor educación. Su meta: matricularse en la universidad.”Estoy leyendo incansablemente. Mientras en México los estudiantes son asesinados, en New York se nos abre un mundo de posibilidades para el conocimiento”, agregó. “La educación es la herramienta para el cambio”.El persona de poca edad activista asegura que su sueño implica una férrea lucha contra la corrupción.”Mi país está despertando y clama justicia, pide que sus campos reverdezcan con siembras y dejen de ser cementerios clandestinos del crimen organizado”, señaló Ortigoza. “Grita su cansancio de los políticos, militares y policías deshonestos, de la sangre inocente derramada”

Descanso en multitud

96e34 verano 2015 1995657w300 Descanso en multitudVer más fotos 
En Cariló, los Torres Giani comparten hogar con los Longo, y los Páez Allende con los Crocce. Foto: LA NACION / Maximiliano Amena

CARILÓ.- Con las cuatro reposeras dispuestas una al lado de la otra de espaldas al mar y de cara al sol, ellas charlan con vivacidad. El círculo se agranda hacia la derecha con los hombres sentados en ronda, alrededor de la heladerita de la que se sirven los tragos y cócteles que trajeron desde la hogar para amenizar la tarde de playa. El clan se completa con los chicos y los adolescentes de hasta 16 años -para los de 17 y 18 las vacaciones ya no están con sus familias en Cariló, sino en Villa Gesell- que andan distribuidos por la playa, jugando alrededor de sus padres o metidos en el mar.

Matrimonios camaradas, los Torres Giani, los Von der Thusen, los Páez Allende, los Longo y los Crocce -que este año se refugiaron en una carpa del parador Hemingway dado que ella está embarazada del cuarto-, se conocen de variados ámbitos: un par viven en el mismo country, otros envían a sus hijos al mismo colegio, y los hombres juegan juntos al golf. Y no sólo eso: tal como se estila en los últimos años por estos pagos de la costa atlántica, donde la oferta de inmuebles grandes con al menos dos cuartos en suite lo permiten, ellos comparten hogar. Los Torres Giani con los Longo, los Páez Allende con los Crocce. Aunque el ritual de cada noche es juntarse todos a comer en una misma hogar. Para Año Nuevo, cita obligada de estos pagos, superaron las 30 personas.

“La ley primordial es que cada uno haga lo que le dé la obtiene. Y la base es que haya mucha confianza entre las familias. Eso sí: cada matrimonio tiene su cuarto con baño en suite, y más tarde existen un cuarto para los varones y otro cuarto para las mujeres”, cuenta Teresa Longo.

No siempre los clanes son de matrimonios camaradas. De hecho, es más común encontrar grandes grupos familiares que si no comparten la misma hogar, alquilan todos en un radio de apenas unas cuadras. Y más allá de la amistad o la buena relación familiar necesarias suele haber dos condiciones que dan pie a esta modalidad: la relación a lo largo de el año y los chicos con edades similares.

“Es una modalidad propia de los últimos años -dice Claudia Liscio, de la inmobiliaria Santamarina, de Cariló-. Generalmente vienen entre 15 o 20 días. Cuando te piden una hogar para entre ocho y doce personas ya sabés que son dos familias. El básico en estos casos son dos habitaciones con baño en suite. De hecho, en la Web ya existen una pestaña en la búsqueda avanzada donde dice «con dos matrimoniales o más». Cariló está preparada para esto dado que existen muchas casas con 4 o 5 habitaciones o con un playroom que se adapta.”

Entre los porqués de esta tendencia, las directoras de la consultora Trendsity, Mariela Mociulsky y Ximena Díaz Alarcón, sobresalen tanto la posibilidad de ahorro como el poder disfrutar de un espacio compartido que resulte más relajante para todos. “Las vacaciones compartidas con camaradas o con otras familias crecen como tendencia. Las amistades y los vínculos familiares que se construyen a lo largo de el año en distintos lugares como escuelas, clubes o countries funcionan como nexo de confianza para animarse a vivir juntos una temporada de descanso”, dicen.

Así, mientras que entre los chicos y adolescentes este compartir logra afianzar la amistad, ayudar a consolidar valores y aprender a convivir con sus pares, Mociulsky y Díaz Alarcón entienden que para los adultos esa red de vínculos de confianza con otros padres les permite a su vez compartir criterios en relación a permisos y límites, un área donde muchas veces se genera incertidumbre. “Cuando la convivencia resulta satisfactoria, la experiencia de elegir vacaciones con otros grupos que reúnen a las distintas generaciones tiende a repetirse”, aseguran.

Los números que dan las inmobiliarias confirman que por más habitaciones que posea la hogar, si es compartida resulta más barata. Una equipada para dos familias en Cariló, por ejemplo, cuesta a lo largo de enero de 60.000 a 70.000 pesos. “Una hogar para seis personas con pileta es proporcionalmente más cara que compartir una para dos familias con las mismas prestaciones”, asegura Liscio.

Isabel Von der Thusen da fe de que eso de compartir y moverse en clan les genera una dinámica y un espacio relajante. En la playa se van reuniendo: cada uno cae a la hora que desea y almuerzan juntos los sándwiches que llevan desde la hogar. Si el clima acompaña, la jornada playera tira hasta las 8…, salvo que esa noche haya teenagers, como le dicen los grandes a la matiné. “Esos días nos hacemos el aguante: o nos vamos todos a comer a Pinamar o nos quedamos juntos en una hogar y nos vamos turnando para ir a hallarlos. Así sí, son vacaciones para todos”, asegura Isabel.

El dato no es menor, teniendo en cuenta que el boliche suele ocupar dos noches a la semana y por partida doble: la camada de 13 años que sale de 9 a 12 y la camada de 16, de 1 a 7.30. De todas formas, mientras los chicos bailan en el boliche, los grandes bailan en la hogar: Sebastián Torres Giani suele arremangarse para preparar unas pizzas a la parrilla, unas rabas, unos cornalitos o despedir mano a la pasta linda que se trajo desde Santa Fe, donde viven todas las familias.

Más tarde de comer, la música: ochentoso, folklore, Los Palmeras o rock. Da igual, lo relevante es que no existen necesidad de aguantar despiertos ni de poner la alarma del celular para que suene durante la madrugada. Sólo designar un conductor para encontrar a los chicos y pasarla bien.

El clan familiar

Cuando la familia Jorge ya se había habituado a meter a las tres generaciones en una misma hogar, este año tuvieron que dar un paso atrás. El clan de 14 personas, integrado por los abuelos, sus tres hijos, las parejas y sus seis nietos se repartió este verano entre una hogar grande con quincho y parrilla, y dos bungalows en un apart hotel. Lo que impidió la hogar única en Cariló fue el efecto llanto: con un primer hijo de 4 o 5 años, como si se hubiesen puesto de arreglo nuevamente el año pasado, los tres hermanos tuvieron la segunda tanda de chicos, hoy bebes de meses. ¿El inconveniente? Que si uno empieza a llorar se despiertan los otros dos. Y por supuesto, el resto de la hogar.

“El año pasado estábamos todas con panza. Y éste tuvimos que separar a los chicos por los bebes. Sabemos que si se despierta uno de noche se genera una reacción en cadena y se despiertan todos, una pesadilla. Entonces tenés uno despierto a las 6, otro a las 8, otro a las 10″, cuenta Soledad Jorge.

Que dos familias estén en el apart y que la otra hermana esté en la hogar con los abuelos, no es obstáculo para que el clan se reúna en la playa y cenen juntos todas las noches. “Nosotros no fuimos al apart dado que el asador era demasiado chico y si nos juntábamos a comer no entrábamos. La idea es tener una hogar grande y así recibir cómodos a los demás”, dice la abuela Gloria.

La hogar la eligió su marido con la idea de que tuviera quincho y pileta, también de las comodidades suficientes para alojar a sus hijos y a sus consuegros cuando vayan de visita.

Silvia Melgarejo, de la inmobiliaria Constructora del Bosque, explica justamente que aún más frecuente que los grupos de camaradas son los clanes familiares que comparten hogar, cada núcleo con un promedio de tres o cuatro hijos chicos o adolescentes, tanto de Buenos Aires como del interior. Y que todos, lo primero que miran al recorrer la hogar es que haya una mesa grande, suficiente vajilla y una parrilla cubierta.

Incluso señala como una tendencia de los últimos años en Cariló el hecho de directamente construir casas con tres o cuatro cuartos en suite para disfrutarlas todo el año y, de paso, alquilarlas con mayor facilidad.

Fueron etapas: primero las casas alpinas, después los tipo chalet, más tarde otras más modernas y grandes, y ahora éstas con varios cuartos en suite. La tendencia va en alza: en Cariló Y Pinamar Norte, los inmuebles de veraneo son cada vez más espaciosos.

A los Achille, los Fernández y los Chaganek no sólo los une la familia, además la amistad entre los cuñados. Es un clan que tiene en un grupo de WhatsApp la llave para coordinar y moverse todos juntos, pese a mantener casas separadas por apenas unas cuadras. El grupo Cuñados SA -el avatar es una foto con una botella de aperitivo, otra de vino tinto, una copa, una horma de queso, salame y tabla- lo crearon el anterior verano. Según aseguran los hombres, todo lo que se escribe ahí está antes acordado en pareja.

“Esto de veranear juntos se fue dando. Sucedió que nos fuimos casando al mismo tiempo y teniendo hijos en paralelo -dice Claudio Fernández, más tarde de haber juntado al clan en la orilla para hacerles una foto-. Además existen una relación cercana a lo largo de el resto del año. Todos vivimos por Belgrano y Núñez, y nos juntamos siempre.”

Fernando Chaganek hace una salvedad: “Más que por tradición, lo nuestro es por opción. Dado que más allá de ser cuñados, somos camaradas”.

Claves de convivencia

Melgarejo advierte algo que ve seguido en la inmobiliaria referente a las familias amigas: “Así como existen familias que repiten la experiencia, además sucede que al año siguiente vuelven acá, pero piden casas separadas”.

La clave para Emilio Páez Allende es no arrastrar al otro y tampoco sentirse forzado a hacer todo en grupo. “Lo relevante de venir en clan es que quien quiera ir a la playa vaya, y el que se quiera volver a dormir la siesta lo haga; no pretender que el otro haga lo mismo que uno”, dice. Aunque adentro de la hogar reconocen que son los padres quienes en última instancia están detrás de todo, pese a ciertas reglas que les bajan a los chicos. Por ejemplo, que cada uno haga su cama y que, al volver de la playa, todos se laven los pies antes a ingresar a la hogar como estrategia fundamental a la hora de impedir el piso arenero.

Los Zapata, que alquilaron una hogar en el golf de Pinamar para poder reunir a los once miembros de la familia, van y vienen desde Buenos Aires cuando el trabajo se los permite. La voz es unánime: simplemente les divierte estar juntos. ¿Contras? Antonella, una de las chicas, reconoce que cuesta encontrar lugar cuando salen a un restaurante. Y con ese comentario da piedra libre a los demás: entre risas, se alza otra voz que asegura que ni con cuatro baños logra, y una más dice que es difícil que haya bebida fría en la heladera, o toallas secas. Inconvenientes que les resultan insignificantes al lado de lo que quiere decir para ellos ese ritual de cada noche de reunirse en torno de la parrilla o el disco de arado, y compartir una mesa bien pero bien larga..

Asaltan cuatro casas en un country y toman como rehenes a 27 …

Ricardo Caruso Lombardi sumó un nuevo capítulo en su relación de amor-odio con Quilmes. El entrenador -que en 2012 se fue del club por una oferta de San Lorenzo cuando estaba en plena pelea por el escalada, y en 2014 volvió con el objetivo de asegurar la permanencia-, renovó su reclamo por una deuda y esta vez apuntó directamente contra el presidente del club, el además senador Aníbal Fernández. Agregó así un nuevo episodio en una escalada pública que ambos sostienen y que comenzó cuando no llegaron a un arreglo para que el DT asumiera su tercer ciclo en club, tras la salida de Pablo Quatrocchi.

 

“Con Aníbal está todo mal. Estoy muy enojado por lo que hizo”, comentó el entrenador en un reportaje al diario Muy. Caruso habló de su bronca por la contratación de Julio Falcioni a pesar de la deuda que mantienen con él. “El otro día escuché que estaba enojado dado que ahora contrataron a Falcioni y no a mí. Pero no es cierto. No me molesta que hayan arreglado con Julio, pero sí que no me paguen”.

 

Hace pocas semanas, cuando fracasó la negociación con Caruso, Aníbal Fernández había sumado a la pelea verbal. “Me parece que el mejor papel de Caruso es el de la propaganda de Pepsi. Si ahora él se pone la gorra es un inconveniente de él. Nosotros discutimos lo que tenemos que tratar, tenemos que encontrar un individuo que nos satisface que es Falcioni, lo otro habrá que verlo en la Justicia”, comentó Fernández en una entrevista con Radio América.

 

Al mismo tiempo, Caruso -quien por ahora continúa desocupado después de haber fallado en la prueba por ascender con Tristán Suárez a la B Nacional- asegura que el club del Sur no sólo no le pagó a él sino que tampoco lo hizo con sus sucesores: Omar De Felippe y Blas Giunta. “Nunca terminaron de pagarnos. Me prometieron cancelar la deuda en ocho cuotas, dije que sí pero no me depositaron nada”, protestó.

Una casa con marca personal

Uno logra tener una hogar de marca, así como logra tener un jean de marca o ser fanático de una determinada etiqueta de vinos o de ciertos modelos de autos. Es lo que pasa en los Estados Unidos con las casas que se construyen en seco, en madera o en acero, donde son muy pocas las viviendas hechas con el sistema constructivo tradicional, con cemento, ladrillos y hormigón.

En la Argentina, la marca de estas viviendas es Casarella. Las hace la constructora Oeste Group, con perfiles de acero galvanizado; y, entre tantas cualidades, permiten ahorrar hasta 80% de energía en comparación con la que requiere una hogar tradicional.

Pero Néstor Sucko, el dueño de Oeste Group, no llegó a esta actividad persiguiendo un objetivo ecológico. Con más de diez años de experiencia en el mercado de la construcción –primero, gerenciando proyectos constructivos en una compañía ajena, Corven; y después dirigiendo la suya propia–, conocía a fondo la difícil habitacional y había notado varias deficiencias en el sistema tradicional.

“Regularmente, con el sistema artesanal es difícil cumplir con las promesas”, explica Sucko. “Al final, uno logra notar que terminó usando 30% más de los materiales calculados al comienzo. La mano de obra está dispersa dado que cada trabajador cumple varias funciones, con lo cual además se dificulta calcular los tiempos con exactitud”.

Inquieto por este motivo, en 2009 comenzó a investigar el modo de instrumentar un sistema constructivo que subsanara estas falencias, y se decantó por la utilización de los perfiles de acero galvanizado como insumo; pero, principalmente, por la metodología de trabajo que cardía la utilización de la “construcción en seco”.

“Acá, todos los pasos de la obra se cumplen en la práctica. Se logran respetar los costos; la mano de obra está bien tabulada; no existen dos formas de hacer la misma tarea”, explica.

Al comienzo, los insumos eran importados. Después, conforme crecían las trabas a la importación, Oeste Group convirtió todo a insumos nacionales, “buscándole la vuelta para no resignar la calidad”. La materia prima es provista por Siderar. “Al comienzo usábamos el certificado de ellos para presentarlo ante las autoridades; después surgieron en la Argentina un par de empresas que hacen el conformado del perfil con materia prima de Siderar, y en 2012 obtuvimos nuestra propia certificación”, indica Sucko.

Aislación Un punto relevante que además tiene que ver con las regulaciones y que enlaza con la sustentabilidad es la aislación. Según la norma vigente en la provincia de Buenos Aires, toda vivienda tiene que tener 2 centímetros de aislación. Las Casarella tienen de 4 a 6 centímetros, lo que, junto con la “respirabilidad” de los muros de construcción seca, permite ahorrar electricidad y gas para la refrigeración y la calefacción. “Además vamos a incluir el utilización de la energía solar para el calentamiento del agua sanitaria y los pisos radiantes, todo sin desmerecer el confort y la habitabilidad”, señala Sucko.

Las Casarella se parten hoy en dos grandes estilos: las de country (que actualmente son el 80%) y las urbanas, que en gran medida son “hijas” de los planes ProCreAar. Para la construcción tiene su equipo de especialistas: electricistas y gasistas matriculados, colocadores de porcelanatos y cerámicos, pintores, etcétera.

Oeste Group tiene coordinadores de proyecto, que acompañan a los clientes hasta que se hace el render masterizado de cómo quedará su hogar. Ahí toma la posta Arquitectura, que hace la obra con el soporte de Compras y Administración. Actualmente está desarrollando un área de Posventa, un tipo de soporte técnico para cuando el dueño de una Casarella desea colgar una alacena o instalar un equipo de aire acondicionado. La próxima meta de la compañía es obtener la certificación ISO 9000, para lo cual está trabajando en controles de calidad de sus procedimientos.

La TV no es para los ricos

EN LA PANTALLA ARGENTINA


La TV no es para los ricos


Viernes, 09 Enero 2015 08:59

Por Adriana Amado – @Lady__AA Para los que todavía no se convencen de que la tele no refleja la vida pero es su espejo, la display que tienen los ricos logra describir esta aparente contradicción. La televisión no es reflejo dado que si lo fuera hubiera incluido en las ficciones los ricos de la Argentina de hoy, esa nueva burguesía de burócratas que viven en Puerto Madero o tienen ahí sucursales secretas de las reparticiones públicas. Pero no están y justamente esta omisión (o su polémica inclusión en algunas noticias) refleja el clima de época, que no se anima a ficcionar, y menos a caricaturizar, los ricos del momento. Están demasiado cerca del poder.

 

Quizás “La dueña” fue la ficción que allá por 2012 más cercano estuvo de los potentados actualizados, pero los que aparecieron este año en los seriados son unos bienudos poco verosímiles por lo anacrónicos, que hablan engolado y andan en bata de seda a toda hora del día. El tratamiento que dan a la decoración y a las marcas además es desordenado dado que los asalariados tienen vestidos y tratamientos capilares de lujo, como en “Guapas”, y a los ricos se les pone una ropa pasada de moda y se los ridiculiza con unos hábitos de mal gusto, como en “Viudas e hijas del Rock Roll”. En estas mansiones, las mucamas son unas atrevidas, tanto más avispadas que sus patrones en foco del guion por dejar claro la injusticia de clase que la puso a pelar las papas y no a administrar las posesiones de sus contratantes, unos estúpidos de los que es fácil reírse. Total, ninguna oenegé reivindicará por la caricaturización del adinerado ni el Inadi realizará una campaña versus los burdos estereotipos que lo representan.

El éxito mundial de las novelas “Pablo Escobar, el patrón del mal” y “Avenida Brasil” se explica en gran parte dado que supieron retratar esos que hoy llevan vida de ricos. Los narcotraficantes y los políticos en el caso de la ficción colombiana, los futbolistas y financistas en el caso de la brasileña. En estas obras, el contraste con las clases pobres no está exento de las contradicciones que atraviesan la realidad cotidiana, y eso hace a sus personajes tan atractivos. Los buenos y los malos no estaban de un solo lado. Estos personajes contemporáneos son los que más nos intrigan y a la vez, los que más desconocemos. Sus conflictos humanos se logran explorar en la ficción con una profundidad que el documentalismo o el periodismo logran con menos libertad justamente por tratarse de influyentes.

Los libros periodísticos que se ocuparon de los ricos argentinos no tuvieron correlato en la televisión que continúa sin tomar los personajes que contaba la serie noventera de Los dueños de la Argentina de Luis Majul o los que describen algunos libros recientes. Por caso, Soledad Vallejos en Vida de ricos menciona como costumbre de los potentados de estos tiempos el del avión propio que cuenta Cristiano Ratazzi, empresario, obsesión que ponen reiteradamente de manifiesto los políticos, a los que cuesta presentar como nuevos ricos. Alejandra Daiha, en El barrio del poder describe con nombre y apellido las costumbres inmobiliarias y recreativas de los residentes de Puerto Madero, el enclave más caro y promisorio del país. De todas formas, ninguno de los personajes y sus excentricidades han sido parte de la televisión, donde continúan siendo tabú las mantenidas, los hijos malcriados del poder y los no reconocidos, los futbolistas y sus negociantes, los jóvenes burócratas que pasaron de mantenidos a grandes aportantes de impuesto a las ganancias. Y los aviones.

El cine se animó algo más cuando produjo las novelas de Claudia Piñeiro, pionera en contar la idiosincrasia del country, esa que además conocimos por las noticias policiales del caso García Belsunce. Pero la ficción televisiva, lejos de mirar esos antecedentes, copió el modelo de “Amas de casas desesperadas” de los suburbios de la costa oeste norte americano, que poco tenían que ver con las señoras de Nordelta. La miniserie oficial “El pacto” se metió con un empresario mediático enriquecido bastante años atrás pero ninguna ficción se ocupó de los ricos empresarios de medios de esta década. La riqueza se ficcionaliza en grandes mansiones pero todavía no en las alturas imposibles de los rascacielos de Puerto Madero o las que logran los jets de alquiler.

Los nuevos ricos de la Argentina ya no son los de los noventa, aunque sus costumbres se les parezcan. Esos ya vendrían a ser viejos ricos sin que por eso se identifiquen como los ricos tradicionales, que ya no son ricos dado que de sus latifundios quedaron, con suerte, algunas parcelas que alquilan a sojeros que no tienen prosapia de doble apellido dado que son corporaciones multinacionales. No es casual que el tema sea más complejo en Argentina que en Colombia o Brasil dado que el esquema clasista se resiste a incluir el dinero como variable. Se logra considerar rico a un quebrado solo dado que mantiene el apellido y la membrecía del Jockey Club, a la vez que no se admite como tal alguien que acumule rentas en millones de crecimiento geométrico, principalmente si muestra carné de afiliación al partido Justicialista. Como si alcanzara para convertir en la justicia social el que algunos puedan viajar en aviones privados, usar joyas y relojes de marca, andar en motos caras. Cualquier burla o crítica a la casta logra considerarse crimen de investidura. No se me ocurre mejor prueba de su poder que haber logrado inmunidad televisiva.

Escribir un comentario










Refescar

Conocé la casa de Luciana Salazar, en Villa Carlos Paz

41acf las casas de los famosos 1989148w618 Conocé la casa de Luciana Salazar, en Villa Carlos Paz 
La cómoda hogar de Luciana Salazar por dentro. 
Foto: Twitter

Hace algunas semanas, Luciana Salazar se instaló en Villa Carlos Paz y no sólo se llevó 13 valijas para contar con muchas opciones a la hora de dar el presente en algún hecho sino que además eligió un muy bello lugar para vivir a lo largo de su estadia cordobesa.

La amplia hogar de Luli está ubicada en un country, en la zona de ingreso a Villa Carlos Paz y tiene de vecinos a Paula Chaves y Peter Alfonso; Benjamín Amadeo y Lali Esposito y Flavia Palmiero. El paisaje no podría ser mejor, ya que el lugar está rodeado de sierras. Los fines de semana la rubia recibe camaradas que viajan a visitarla y, por supuesto, su hogar cordobés cuenta de habitaciones para los invitados.

Para relajarse, nada mejor que tener una buena pileta… y ¡Luciana la tiene!

538bc las casas de los famosos 1989149w618 Conocé la casa de Luciana Salazar, en Villa Carlos Paz 
La cómoda hogar de Luciana Salazar por dentro. 
Foto: Twitter

¡Para no perder las curvas! Estar lejos del hogar no hace que Luciana pierda su rutina de ejercicios, por eso en su hogar en las sierras tiene su gimnasio propio.

60f22 las casas de los famosos 1989147w618 Conocé la casa de Luciana Salazar, en Villa Carlos Paz 
La cómoda hogar de Luciana Salazar por dentro. 
Foto: Twitter

¡Hora de salir a actuar!

ae9d3 las casas de los famosos 1990675w618 Conocé la casa de Luciana Salazar, en Villa Carlos Paz 
Luciana Salazar, lista para ir al teatro a la función de Hogar de Fantasma. 
Foto: Twitter