Pablo Ernesto Suárez

Jenny le decimos a la mina que cuida a la abuela. Bueno, le decimos Jenny pero se llama Juana; Jenny queda mejor. A ella le gusta, ja, creo, bah, nunca le preguntamos. Es la prima de Angela, la chica… bah, la señora que limpiaba en hogar. ¡Menos onda tiene! La amargura caminante. No se banca a la vieja ojo, todo bien con eso, nadie se la banca pero me parece que es medio amargada, no se engancha con nada. Podría ponerle un poco más de onda. Al final de relatas, es lo único que logra hacer.

Estas minas cuando vienen viejas, ya no sirven para limpiar, les duele todo, que no hacen esto, que no hacen lo otro. Es como la hija casi. Ahora en esta época, cambió la cosa. Estamos todos hasta las manos de quilombos, laburo, estudio, todo… y esas minas tienen una oportunidad para ganarse unos mangos. Mira: Reside con ella, casi no gasta en comida, tiene sueldo y la tarjeta del colectivo aparte, ven la tele. A ella le gusta ver la tele, por más que ponga cara de culo cuando lo cuenta, pero bien que le gusta ver el programa de los gordos, o el de los chismes. La acompaña al banco, a la farmacia a medirse la presión, al médico, al super (dado que encima la vieja es tan rompebolas que desea ir ella a hacer los enviados). Y le domina los valores y se fija si la manteca es de doscientos o de doscientos veinte gramos ¡uof! Compra unas cosas en el de Tucumán, otras en el de San Lorenzo, las verduras acá, la carne allá ¡Infumable! ¡yo la mato!

Incluso cuando van el fin de semana a la hogar del country, ella va, se come terrible asado, come masas, o helado, una vez llevó al nietito, un wachiturrito de ocho años que te daba miedo nomás de verlo. Y bueno, pero así por lo menos a nosotros nos sirve, y ella se obtiene unos pesos, por no hacer nada. Na da. Dado que la que limpia va otros días. Y encima todo el día con cara de culo.

Angela, la prima era más buena. No era bardera, para nada. Cuando éramos chicos, nos cuidaba, nos daba el desayuno, todo de diez. Era mejor que mi vieja para muchas de esas cosas. Cuando yo tenía un quilombo hablaba con ella con Angela y me ponía el hombro. Y a veces me contaba sus bardos. Yo no entendía nada. Tenía como cinco hijos, varios maridos, vivía con la madre, la sobrina y sus pibes, una vida de mierda. No completó el secundario, ni creo que lo haya empezado. Salvo en la escuela, en todo lo demás nos ayudaba bastante; como te decía, mucho más que mi vieja.

Mi vieja estaba ahí para traer plata y pará de contar. Laburaba todo el día: Del estudio a la Facultad, de la Facultad a la reunión con las chicas, de la reunión con las chicas a hogar. Y eso que antes no continue livingía el gimnasio; sino, creo que la hubiéramos visto directamente a la noche, antes a acostarnos, para ver un rato la tele y a dormir. Y eso cuando estaba, dado que de repente le pintaba una obra en Buenos Aires o en la concha de la lora y ella se iba a la mierda. No le importaba nada. Un cataclismo mi vieja.

No sé si mi vieja era así por mi abuela. Por un lado sí, dado que mi abuela era (¡y todavía es!, ¡preguntale a Jenny!) muy rompebolas, de estar muy pendiente de ella, de ayudarla para que estudie, de pagarle el viaje a Europa cuando se recibió, de hacerle terrible celebración de quince, terrible casamiento, le dio la hogar en Alberdi. La re ayudó. Muchas veces, cuando mi mamá se iba de viaje, la que se quedaba medio a cargo era la abuela. Lo demente es que, con la ayuda de mi abuela, mi vieja pudo armar la jugada rápido, se recibió persona de poca edad, se casó persona de poca edad y avanzó rápido en la carrera y se independizó, o sea a mi abuela, le salió el tiro por la culata. ¡Ja!

¡Ja! Al final, le salió el tiro por la culata. Tanto que la cuidó, le dio lo que quería y ella se fue por su lado sola, no como una que capaz que la tuvo que cinchar sola, sin nadie que le cuide los pibes, que le de una hogar, que le ayude para estudiar, para viajar. Cuando yo me vine, me tuve que venir sola, con lo puesto. Aunque ahora me digan que la vieja era medio hincha antes, yo no sé si la hija es así dado que la vieja la hinchaba. Capaz que por eso mismo, tanto que la ayudó, y la hizo más viva, más pilla. Y al final, ni bola que le dio.

O sea “libre” bah, no sé si libre, pero ponele que sí, tan “libre” la hizo que al final estaba todo el día en la calle. Que el trabajo, que las clases en la facultá, que se reunía con las amigas, (todas las señoras amigas, no sabés lo que eran, todas una manga de reverendas culorroto vamoadecirloasí) y más tarde, si le salía un viaje, un trabajo relevante, ella se iba y le dejaba los pibes a la vieja.

Eso me lo contaba mi prima, la Angela, que práticamente, le crió los pibes. La nena, la más chica, le contaba a ella todos los inconvenientes, así… los inconvenientes: con los novios, con la madre, todo. Menos la escuela, pobre, dado que ella ni estudio tenía. Apenas firmaba. Y mi prima le contaba además, ¿eh? ¡Mirá si tenía para contar la Angela! con los gurises, con los maridos que tenía.

Y ahora, lo que son las cosas, le cuido yo a la vieja. Tanto que cinchó Angela en esa hogar, ahora voy yo todo el día con la vieja de aquí para allá. Ni siquiera los domingos me zafo. Cuando van al cantri, en vez de pasar a encontrar a la vieja y dejarme un día tranquila, no. Me hacen ir ahí a ver cómo chupan y pelotudean en la pileta. Yo no me voy a meter en esa pileta ¡ni demente! Lo llevé un día al Iván, para que vea y se divierta un poco, pero a mí no me gusta nada ir allá.

Ya demasiado tengo que soportar a la vieja toda la semana. Que me lleva y me trae por todo el centro, que los enviados, que la verdura allá, que la carne acá, que esto se compra en Tucumán que esto en San Lorenzo. ¡Podrida en plata que está la vieja, no sé porqué carajo no compra en cualquier lado y se deja de joder! Pero ojo, esa es ella, ¿eh? La hija le dice que no sea así, pero la vieja es terrible con la guita.

Y así vamos al banco, a la farmacia, hasta al médico la acompaño. ¡Al mé di co! Como mi fuera mi hija.

Y más tarde en la hogar todo el dia amargada viendo la tele. Y la vieja me comenta y yo le digo “sí”, “¿vió?” y todo así.

Casi no gasto, como ahí, esa comida de mierda que come la vieja: sin sal, todo dietético, pero bueno, de paso aprovecho y me mantengo. Pero tampoco vivo mi vida, voy a venir demente. Pero otra cosa ya no puedo hacer, yo tengo cincuenta años, cuarenta limpiando casas, estoy a la miseria. Así que me la tengo que rebuscar con esto.

Ahí no va nadie. Todos están muy ocupados, trabajan, estudian, viste comoé.

Son buena gente. Pero bastante pelotudos. Mirá que en vez de decirme Juana, me dicen Jenny.

‘Soy socio de Zenén para construir la residencia’


Culiacán, Sinaloa.- Aunque ante las escrituras 11,564, el postulante a diputado federal por el Distrito 02, Ze­­nén Xóchihua Enciso es el dueño de la hogar en residencial Coun­try Courts, el dueño y constructor del sector aseguró que no lo es, dado que existe un acuer­do entre ambos para cons­­truir la hogar y más tarde ven­derla.

De arreglo a Jesús Allan Ova­lles Angulo, él es socio del pa­nis­ta para la construcción de la hogar ubicada en la calle José María Figueroa 25­08, interior 8, que broadcastó EL DEBATE.

Es el constructor culiacanense de la compañía Anazasi, SA de CV, quien dijo co­noció a Xó­chi­hua Enciso al final de su man­­dato como al­cal­de de Aho­­me. Rechazó te­ner algún negocio “chueco” con el político.

LA HISTORIA.

El empresario contó que hace un año, el político panista le dijo tener un millón de pesos en líquido para invertirlos.

Informó que decidieron invertirlo en uno de los 13 terrenos que aún le quedaban disponibles en este re­si­dencial ubicado en el De­sa­rrollo Urbano Tres Ríos.

Reveló que de ese millón de pesos, una cantidad cercana a los 300 mil pesos el ahomenses los usó para completar el crédito bancario con Ban­co­mer de un millón 200 mil pe­sos que pidió y poder comprar un departamento en el conjunto “Congreso 2565”.

“Zenén trae un millón de pe­sos invertidos, entre el ‘depa’ y la hogar. En el ‘depa’ pagó si no mal recuerdo 250 del enganche, lo demás se lo prestó el banco. Lo demás me lo dio a mí”, detalló.

Aseguró que del resto del mi­llón de pesos, o sea, unos 750 mil pesos, se los ofreció pa­ra iniciar la construcción de una hogar en el terreno marcado con el número ocho.

Ovalles Angulo rechazó haber vendido el terreno de Country Courts en 496 mil 823 pesos como lo documentó EL DEBATE a Zenén Xochihua, só­lo lo escrituraron a nombre del po­lítico, como una forma de darle certeza a su socio. “¿Por qué está el terreno a su nombre?, pues dado que le tenía que ga­rantizar lo que hiciera”.

El empresario dijo desconocer de dónde sacó el millón de pesos.

EL DEBATE visitó este domicilio, en el que se percató que la obra se encuentra avanzada a un 70 por ciento.

Es una vivienda de dos plantas marcada con el interior 8, con acabados finos. Tiene tres re­cámaras, dos baños, un cuarto de lavado y un patio trasero, y mide 161 metros cuadrados.

El dueño de Ana­zasi, SA de CV, compañía que ha construido varios residenciales, fue cuestionado de la extrañeza de estas transacciones para edificar una hogar con el hoy postulante a diputado federal por el distrito 02, con la intención de venta: “Son unos enredos medios ra­ros, pero así se ha­cen estas co­sas del negocio de las casas”, reconoció.

“La hogar se va a promover aproximadamente en dos 2 millones 200 mil pesos”, añadió Ova­lles Angulo.

De la utilidad que se saque de los 2 millones de pesos, ex­plicó, se dará el 50 por ciento de ganancia a cada una de las partes. Estas las calculó en no por arriba de los 300 mil pe­sos.

Insistió que si en la venta del te­rreno que se firmó fue de 299 metros cuadrados es dado que Catastro al po­ner las me­didas considera las áreas “condominiales”, o sea, que le corresponden a la calle y áreas comunes.

CONTRADICCIONES DEL DEPA

Ovalles Angulo admitió que él además le vendió el departamento número 105 en el fraccionamiento Con­­greso 2565 en un millón 300 mil pesos.

De arreglo a los documentos accedidos a través de el Regis­tro Público de la Propiedad y el Comercio de Culiacán, el crédito bancario de Bancomer pa­ra obtener esta vivienda fue dado a Marisol Rojo Rosas.

De todas formas, el empresario reveló que este apartamento fue escriturado a nombre del político Zenén Aarón Xóchi­hua Enciso y no a nombre de su pareja.

“Yo le escrituré a Zenén, fue a él”, reveló.

 


Además te logra interesar 

Por minutos rieron… en segundos callaron

Zenén Xóchihua hace fortuna de 23mdp como servidor público

#Video Presidente estatal del PAN reclama a reporteros

Zenén Xóchihua, descalifica pero reconoce propiedades

 


Esta es la hogar que se construye en sector residencial Country Courts entre el empresario y el panista.
Interior de la hogar en construcción.

 

 

 

 

 

Rebelión en Tafí Viejo contra medidores de agua de Alperovich y …

Miércoles, 20 de Mayo de 2015 16:21

e856e 39815 re Rebelión en Tafí Viejo contra medidores de agua de Alperovich y ...Fotografía cortesía Pro-Eco.



Las veredas de Tafi Viejo hoy no tienen olor a azahares ni están vestidas de naranjas y limones. Los colores llamativos de estas frutas fueron cambiados por conos de precaución y los trajes que usan los obreros que instalan, a lo largo del municipio, los primeros medidores de agua para la ciudad. Si, aunque resulte paradojo, la ciudad que menos agua tiene tendrá medidores en cada una de las casas.

En los últimos días, más de un taficeño se despertó con la sorpresa de que un grupo de obreros estaba instalado en sus veredas. Se trataba de trabajadores contratados por la Sociedad Agua de Tucumán (SAT), de forma terciarizada, para romper las veredas, sacar las lleves de paso e instalar un medidor de agua. Al ver la situación, no faltó el descontento y el recuerdo de que hace más de 10 años Tafí Viejo reside una crisis hídrica que se intensifica con los años y la construcción de nuevos barrios.

La mayoría de los vecinos renegó pero decidió bajar la cabeza y dejar que la obra se realice. De todas formas, hubo quienes dijeron no al atropello y realizaron distintas acciones dado que la compañía nunca notificó sobre las obras. “Yo puse un cartel diciendo que nosotros nos aceptamos la colocación del medidor. Y existen otros vecinos que se están contagiando alrededor. Pero muchos otros toman esto como algo indiferente”, contó Freddy Carbonel, un vecino de la ciudad y integrante del grupo ecologista Pro–Eco.

Si se descuenta la instalación del medidor o no, es una incertidumbre para el 100% de los taficeños. Los vecinos no fueron notificados al respecto y no saben si tendrán que pagarlo en cuotas o cómo. “Nosotros nos oponemos ahora al medidor por la forma en cómo lo están instalando. Pero, también, ¿por qué nos oponemos? Primero y principal dado que el agua es un derecho humano básico, declarado por la Naciones Unidas. A lo cual Argentina ha adherido ya que es considerada un bien público y es un derecho básico”, agregó Freddy. Partiendo de esa premisa, los vecinos que se oponen sostienen que no habla de no querer pagar el agua dado que lo que se paga, realidad, es el servicio de una buena distribución que, justamente, Tafi Viejo no lo tiene.

“En vez de invertir en la colocación de medidores, ¿dado que no invierten en hacer una buena infraestructura, mejorando las tomas de agua superficiales y arreglando las pérdidas de agua?”, se preguntó Marilina Capdevila al igual que otros vecinos. La toma de agua del arroyo Tafí, de la cual se provee la ciudad, está con bajos niveles de caudal. Se podría decir que la situación es parecida en el arroyo Las Cañitas, pero esta es peor. Según viene de denunciando, desde hace un tiempo Pro–Eco, la cañería principal, de la toma superficial del arroyo Cañitas, está ’pinchada’ para el suministro de agua en un barrio privado de la zona, el Country Ayres de Tafí.

“Todos los country (sic) que existen en Tafí no tienen medidores, al igual que las empresas céntricas como una sodería y las citrícolas que sacan como si nada el agua de nuestros cerros”, explicó Carbonel. Para él, la compañía busca cargarse sobre el usuario común, ese que tiene agua 8 horas diarias, con suerte. Si bien culturalmente la gente desperdiciaba el agua, dado que no hace mucho tiempo de que los taficeños tenían la costumbre de regar los patios y las calles de tierra, hoy se comienza tomar conciencia. De a poco, la cultura del derroche desaparece pero no es suficiente. No existen agua y no habrá hasta que haya una inversión clara por parte de la SAT.

“Pongamos medidores una vez que el agua sea equitativa para todos, que haya una buena distribución, que sepamos que vamos a tener, efectivamente, agua todo el día. La SAT, como la compañía que es, trabaja tratando de recaudar más, dado que eso no te notifica, ni hizo una audiencia pública informando a los vecinos de lo que iba a pasar. Entonces, allí uno podría manifestar si estaba o no de arreglo, y poner su punto de vista” explicó Freddy. Por eso, lo que pretenden es que se hagan las cosas como corresponden y, mínimo, realicen una audiencia pública. Por lo menos, para que puedan manifestar su posición y los informen. Dado que hasta ahora no tienen ni una cartilla informativa que explique lo que se está haciendo y cómo se lo hará.

Hasta que sean escuchados, los vecinos no dejarán que se les instale el medidor de agua. Por eso, ya mostraron las correspondientes notas en la Sociedad Aguas de Tucumán y promueven, a través de las redes sociales, seguir los siguientes pasos en caso de que el medidor ya esté colocado; “1- Hacer denuncia en la policía local. 2) hacer la denuncia en la SAT y la Municipalidad de Tafi Viejo. 3) Extraer el Medidor y conectar solo una llave de paso, (guardate el medidor para mejores épocas). Total si te lo instalaron por imposición, lo podes además sacar de la misma forma. Participemos para poder cambiar hacia el buen vivir”.

Hoy los taficeños dicen no, dado que no habla de una cuestión económica reducida a querer pagar o no por el servicio. Habla de hacer valer sus derechos, de impedir el avasallamiento y lograr que, de una vez por todas, se trabaje para que la ciudad posea una buena distribución y los vecinos no posean que padecer horas por carencia de líquido.

Fuente: http://www.colectivolapalta.com.ar/luchas-sociales/2015/5/15/pagar-por-un-servicio-deficiente








El periodista que investigó los inundados de Tigre denuncia que …

Marcos Tenaglia reside en Tigre. Es periodista freelance y dice que le prendieron fuego su camioneta después de enfrentarse con un grupo de barras cercanos al intendente Julio Zamora.

La mañana del viernes 1 de mayo, empleados municipales y barrenderos del municipio de Tigre se juntan esquinas estratégicas de la ciudad y sus alrededores para asistir al acto organizado por el Frente Renovador en el estadio de Vélez Sarsfield, en Liniers.

“Les pagan el doble que la jornada laboral por un feriado” asegura el periodista Marcos Tenaglia a Perfil.com a quien, semanas atrás, le quemaron su camioneta mientras participaba en una reunión con vecinos víctimas de la inseguridad.

El periodista colaboró en la biografía no autorizada de Massa del colega Diego Genoud y lo explica con orgullo mientras acompaña a este cronista por los barrios perdidos de Tigre.

Según la investigación de Genoud, el total de barrios privados y countries en el municipio de Tigre logra las 4.777 hectáreas. Sólo Nordelta ocupa 1.600 hectáreas mientras que Isla del Sol, barrio en el que reside la familia de Massa y que increíblemente sufrió un raro asalto en plena campaña electoral del 2011 por un prefecto, sólo 8.

Blanca Larrosa reside hace 25 años en una casilla sobre la calle Beltrán, a metros de Tambo Nuevo. La habitación del fondo de su humilde hogar es visualizada las 24 horas del día por las cámaras de seguridad de sus vecinos del barrio privado Isla del Sol. La familia de Blanca no cuenta con agua potable ni cloacas. Denuncia que, cuando se desagotan las piletas de sus afortunados vecinos, los pasillos de la villa logran el medio metro de agua. “Pasa todas las semanas” asegura. El country, como tantos otros en el municipio, fue construido en declive. Viven 22 familias, muchas de ellas se muestran temerosas ante el reclamo periodístico: “No queremos que nos filmes”, dice una vecina de Blanca mientras Tenaglia continúa el recorrido hacia Rincón de Milberg, a un kilómetro de Nordelta.

Enfrente del barrio privado “Los Álamos”, los vecinos de “El Jacarandá” denuncian las mismas condiciones insalubres de vida que los de Massa. Sin saberlo, todos ellos recorren las mismas calles de dos postulantes a Presidente, el tigrense y el actual gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli. A diferencia de los políticos, estos vecinos lo hacen a pata. Katty duerme en una cama matrimonial que mantiene a varios metros del piso sostenida por unos ladrillos y piedras. La imagen parece salida de una película de terror. Como tantos otros, reside deseando que no llueva. Su cuerpo está curtido por la constante humedad. A pesar de su militancia peronista, está podrida de callarse la boca y despotrica contra sus gobernantes. Frente a su hogar se levanta un muro de cañas de dos metros de altura. Detrás se levantan imponentes casas construidas en lo alto.

Maten al mensajero: “No te olvides de Cabezas”. Tenaglia forma parte de La Asamblea de Vecinos Inundados de Tigre. Denuncian un cerco mediático: “Acá nadie nos da pelota”. El member of the clergy evangelista Néstor Mercado le cuenta a Perfil.com que “cuando existen hechos de inseguridad, TN dice Pacheco, El Talar pero jamás aclaran que habla del municipio de Tigre para proteger a Massa”.

La historia de Mercado es digna de Hollywood. Supo trabajar cerca de Massa pero, durante un conflicto por carencia de luz en el barrio, lo entrevistó el desaparecido diario Crítica. Tras su reclamo se convirtió en uno de los principales críticos al massismo.

El 3 de marzo, a Tenaglia le prendieron fuego su camioneta. Los vecinos del Barrio La Paloma de una asamblea contra la inseguridad en la que participaba, la rescataron de las llamas. Sólo vieron un Peugeot blanco que se alejaba tras el incendio. 23 horas más tarde, el intendente Zamora lo llamó para solidarizarse con él y preguntarle cuál era su teoría. Tenaglia le dijo que creía que eran ellos y un grupo de barras bravas de Tigre que custodian al intendente y con quienes ya había tenido un encontronazo. “El comisario Borges, jefe de calle de Suárez, me amenazó y me enviaron patotas desde el municipio” denuncia Tenaglia. El periodista había recibido un escalofriante mensaje en su hogar: “No te olvides de Cabezas”.

(*) Especial para Perfil.com | En Twitter: @luisgasulla

El capo narco de la 1-11-14 dice que “no tiene miedo de que lo …

Exactamente siete días atrás, cuatro jóvenes fueron acribillados dentro de un Mercedes-Benz en Tres Bocas, uno de los sectores más peligrosos de la 1-11-14. De inmediato, un nombre retumbó entre los disparos: Marco Antonio Estrada Gonzáles, alias “Marcos”. PERFIL intentó entrevistarlo, pero sólo accedió a escribir una carta y responder algunas preguntas a través de sus abogados, Luis Orsi y Laura Fechino. Ellos describieron el estado de ánimo del hombre que es sindicado como uno de los más influyentes narcos de Argentina: “Está conmocionado”, dijeron. Fuentes judiciales indicaron a este diario que, pese a haber sido condenado por narcotráfico, su caso no está cerrado y existen una causa abierta con su nombre. Marcos teme que la denuncia de La Alameda y su vinculación al cuádruple crimen lo perjudique.

“Mi nombre es Marco Antonio Estrada Gonzáles, tengo 52 años, estoy casado con Silvana Salazar y soy padre de cuatro hijos”, se muestra. “Desde hace años vengo padeciendo, junto a mi familia, la demonización de mi persona y he sido utilizado por individuos sin escrúpulos que no trepidan en notificar falsedades como lo hicieron últimamente los señores Jorge Rodríguez y Gustavo Vera, sólo para tener más prensa en su campaña política”.

Según Marcos, “la demonización” comenzó en el año 1999, tras un triple crimen dentro de la 1-11-14. Entre las víctimas, se encontraba Chamorro Revollar, señalado como el jefe narco de la villa. Fue el puntapié de la guerra narco que se desató en el lugar. “Fui señalado por todos los medios como el autor de ese crimen y como el jefe narco de la villa –rememora–. Así fue como se abrieron dos investigaciones, una por el homicidio y otra por asociación ilícita”. “Se presionó a los testigos para que me involucraran. Fueron útiles para detenerme en la causa por drogas y, después de varios meses de detención, por consejo de mis abogados, acepté la obligación dado que si lo hacía recuperaba la libertad en ese mismo momento”.

Pero más tarde, otro múltiple homicidio terminó de sellar la fama del supuesto capo narco: “En 2005 ocurre otro terrible hecho en la villa, que fue conocido como la Masacre de la Virgen de los Milagros. Los medios me señalaron, en el juicio, ni siquiera fui convocado como testigo”.

De todas formas, se abrieron otras causas por narcotráfico y Marcos volvió a prisión. Además detuvieron a su mujer y a su suegra. Todos decidieron tomar su obligación y firmar un juicio abreviado “por consejo de sus abogados”. “Si bien no queríamos hacernos cargo de las acusaciones, lo cierto es que de esta forma sabíamos cuándo nos íbamos. La aguarda del juicio era una incertidumbre absoluta”, argumenta.

Según Marcos, todas las acusaciones son “difamaciones” y “mentiras”. “Se dijo que estoy en arresto domiciliario y es mentira; se dijo que vivo en un country en Nordelta y es mentira; se dijo que soy el autor del triple homicidio y fui absuelto, se dice que soy parte de Sendero Luminoso y está probado en el expediente que no es así; se dice que me escapé en el allanamiento en el año 2007 y no estaba en el país; se dice que entregué a mi suegra y su imputación fue inventada por testigos de identidad reservada; se dijo que huí hurtando una avioneta en Saladillo y en ese momento estaba en Paraguay; se dijo que estuve convicto en Devoto, donde se me secuestraron doce celulares, cuando mi detención fue en Ezeiza y no se secuestró ni un solo teléfono; se dice que tengo cincuenta abogados cuando sólo tenemos tres. En fin, se dice que cumplimos condenas exiguas, cuando pasamos años arrestados esperando juicio y cuando estuve arrestado por un homicidio por el que fui absuelto”, detalló.

Me utilizaron para una campaña obvia contra el ministro de Seguridad bonaerense (Alejandro Granados), a quien no conozco, no vi nunca en mi vida y ni siquiera sé si reside en el mismo barrio. En esa andanada de falsedades desean también asimilar mi imagen a la del terrorista (Pablo) Escobar diciendo que instalé una iglesia, una pista de skate, y que el mes pasado en el cumpleaños de mi hijo repartí tablets a los invitados. Incluso se dijo que compré otras casas y que hermanos míos viven en el barrio”.

Lejos de la villa. Marcos además se refirió a la 1-11-14: “No piso la villa desde comienzos del año 2006, ningún familiar reside allí, dado que además debo decir que la persecución se trasladó a todo aquel que tuviera relación parental conmigo. Si bien no voy desde hace más de ocho años, puedo decir que no es un territorio liberado ya que Gendarmería realizó muchísimos procedimientos y detenciones. Creo que la Villa 1-11-14 además es demonizada y utilizada para campañas políticas de desprestigio de los gobernantes y para aumentar los controles en pos de la seguridad, pero lo cierto es que inseguridad existen en todos los barrios, homicidios existen en todos los barrios al igual que la venta de drogas”.

“No tengo miedo a que me maten dado que no tengo enemigos y no hice daño a nadie. Mi único temor es que me inventen una nueva causa falsa para detenerme. Muchas veces me amenazaron con ponerme droga, otras me ofrecieron cambios de declaración a cambio de dinero y nunca acepté nada de eso. Siempre afronté los procesos aun cuando estuvieran armados. Pero creo que ya fue suficiente”.

Narcos amenazaron a un juez ya un fiscal

El teléfono sonó en el despacho del juez federal de Orán, Raúl Juan Reynoso. El magistrado atendió: “Te vamos a matar”, le dijo entre tantas cosas una voz anónima desde el otro lado de la línea. La conversación estaba siendo escuchada por los custodios del juez, que de inmediato rastrearon la llamada. Todo terminó con varios allanamientos y la detención de tres socios investigados por narcotráfico.

“Las amenazas fueron de muerte, muy graves. Por eso Gendarmería y la Policía se pusieron en contacto inmediatamente con el juez para reforzar su seguridad”, explicó anoche Alejandro Daher, secretario penal del juzgado federal de Orán, que tiene jurisdicción sobre una de las zonas calientes del narcotráfico en Argentina. Reynoso no fue el único apuntado: el fiscal federal José Luis Bruno, un alto funcionario de la Aduana y un contador que sería de la AFIP además recibieron llamadas muy parecidas.

Tras el cruce de información entre el juzgado, Gendarmería y la Policía, se logró identificar al autor de las llamadas, que tiene antecedentes por narcotráfico, y que pertenece a una organización que viene siendo investigada desde hace cuatro años por “lavado de activos, evasión y narcotráfico”. Esa organización además está ligada a otra causa que lleva dos años de seguimiento. Con todos esos datos, el juez Reynoso ordenó allanamientos en Tucumán, Chaco y Salta. En total se realizaron 34 operativos.

En la ciudad salteña de Tartagal, los procedimientos se concentraron en los locales de una reconocida cadena de carnicerías, que tiene sede inner en la localidad de All-purpose Mosconi. Simultáneamente se allanó la hogar de los tres socios -que serían hermanos-, dueños de las carnicerías. Uno de ellos reside en un country de la ciudad de Salta, otro en Tucumán, y el tercero en el Chaco, donde además existen sucursales de la misma compañía. También, se allanaron estudios contables y casas de familiares de los tres arrestados, cuya identidades no trascendieron.

No es la primera vez que el juez Reynoso es amenazado de muerte. Hace tres años, uno de los choferes del juzgado logró abortar un atentado contra el magistrado, cuando se dio cuenta que había resto de azúcar en la tapa del tanque de combustible del vehículo oficial. Creen que buscaban descomponer el auto para poder atacarlo.

 

Tinelli, la década bailada entre políticos y vedettes

para conmover al espectador; son parte del espectáculo aún sin desearlo. Los métodos de este programa resultan tan violentos comparados con las enormes cifras de dinero que se le pagarán a los participantes conocidos, ricos y exitosos.

Así funciona el programa con mayor raiting en el país, donde millones de argentinos, después de la jornada laboral prenden la televisión buscando un poco de entretenimiento y ven la naturalización de los estereotipos más retrógrados del capitalismo.

AÑO ELECTORAL ¿TINELIZACIÓN DE LA POLÍTICA?

En el 2009, el programa de Tinelli desató una gran polémica desarrollando la farandulización de la política. Mediante un actuality de políticos, día a día se iba marcando la agenda. Estaban representados entra tantos Francisco de Narváez, Néstor Kirchner, Mauricio Macri, Julio Cobos, Cristina Fernández de Kirchner, Fernando de la Rúa, Sergio Massa , Daniel Scioli, Felipe Solá, entra tantos. Un personaje poco conocido como Francisco De Narváez saltó a la fama, quien finalmente le ganó a Kirchner en las elecciones legislativas en la provincia de Buenos Aires.

Esta construcción de la política que está instalada en los políticos de los partidos patronales, que a cualquier valor tratan de lograr votos, no ha hecho más que profundizarse en los últimos años. Un ejemplo es el crecimiento de los programas televisivos que toman la agenda política para mezclarlo con debates frívolos, superficialidades y donde los inconvenientes que sufren millones de personas quedan en un segundo plano. En estos programas hacen utilización del humor, pero no del humor de los de abajo para reírse de los de arriba; sino una broma pesada donde se reproducen los estereotipos de género basados en la discriminación a las mujeres, a la comunidad LGTBI, donde los políticos lejos de tratar propuestas buscan mostrarse como “personas comunes”, contar curiosidades de sus vidas o simplemente legitimarse por sus relaciones con personajes del espectáculo.

El último tramo que le carencia en la carrera de Marcelo Tinelli, es lanzarse abiertamente como político. En la última semana se escucharon rumores de propuestas en ese sentido. Trascendió que en una charla con Máximo Kirchner, donde se habló de Fútbol Para Todos, además se conversó sobre una propuesta electoral y la posibilidad de presentarse como postulante para gobernador de Buenos Aires. En otro ámbito, el conductor televisivo se fotografió junto a Horacio Rodríguez Larreta y tuiteó “Gracias querido @horaciorlarreta por el aliento al barrio de Boedo y al CASLA. A full con la construcción del gimnasio”, un claro aliento para las internas del PRO.

Más allá de postulaciones, está claro que Tinelli apoya las opciones políticas de los partidos tradicionales, representantes de distintos sectores de las clases patronales. No podía ser de otra forma de parte de quien ha sido el impulsor de la banalización de las difíciles de la vida de millones de trabajadores, de reírse del patetismo y los estereotipos. Marcelo, además junto a la diva Susana Giménez fue parte de la cruzada contra la “inseguridad”. “El que mata debe morir” dijo ella, y Marcelo agregó “Los delincuentes están todos libres y yo tengo que vivir en un country encarcelado entre rejas”. Y más recientemente, cuando Argentina pasó a la final de la copa del mundo, arrancó su programa diciendo que los brasileros (son) “(…) como la mujer golpeada que dice que igual es bueno mi marido, no es mal tipo”. Una frase que le valió el repudio de un amplio sector por su machismo, y por hacer una “jodita” con la violencia hacia las mujeres que se convirtió en la principal causa de muerte de mujeres a nivel mundial y donde sólo en Argentina una mujer es asesinada cada 35 horas.

CAMBIAR DE CANAL

Con esta trayectoria resulta relevante agudizar la crítica a estos productos televisivos. Cientos de miles de personas después de jornadas agotadoras de trabajo, horas de viaje en el transporte público para llegar a sus casas, buscan alejarse de la rutina y se sientan a ver estos programas que son instalados con millonarias campañas publicitarias, muchas veces financiadas por grandes empresas y que invaden el día a día a través de todos los medios de comunicación.

Los valores y prejuicios que se transmiten requieren ser cuestionados en cada lugar de trabajo y estudio, en las charlas con camaradas y familia. Una visión crítica de la televisión podrá lograr más humor y conciencia que una recepción pasiva de sus contenidos.

<!–PUBLICIDAD SLIDER


 Tinelli, la década bailada entre políticos y vedettes

13f8c 1403704986 Balas 01 Tinelli, la década bailada entre políticos y vedettes

–>

Vecinos de Formosa al 2100 están “cansados de vivir en el agua” y …

Un grupo de vecinos de Formosa al 2100, en el barrio La Movediza, manifestó su furia por la carencia de respuestas del Municipio ante una difícil que padecen hace años. Es que, la calle se inunda cada vez que llueve y el agua ingresa en las viviendas. Aseguran que se sienten “perdidos” y exigen una “solución de fondo”.
La cuadra está situada entre Azucena y Alvarado, y Formosa termina allí, ubicándose al otro lado una cava. Miguel guardian angel Ibarbia es el vecino más viejo de la arteria. Hace 40 años que reside allí y en ese entonces la suya era la única hogar de la cuadra.
“Cuando estaba la cava no había ese inconveniente dado que toda el agua que venía de todos lados iba ahí, que era una laguna, pero cuando los municipales empezaron a taparla se empezó a inundar dado que el agua no tenía para dónde ir”, explicó.
El frentista aseguró que “acá llueve un día seguido y se introduce agua en mi hogar. El otro día pasaron la pala y dejaron la calle peor que antes. Dijeron que iban a venir a tirar pedregullo y nunca vinieron. Dejaron un zanjón en la puerta de mi hogar que a mi hijo el otro día casi le queda medio auto ahí”.

“Que se embarren
un poco los pies”

Ibarbia le pidió a los funcionarios municipales que “se embarren un poco los pies” y vayan a ver en qué condiciones viven.
En tanto, Andrea Rossi, que tiene un almacén, aseguró que “los días de lluvia los proveedores no entran a la cuadra. Estamos aislados. Mi hija estuvo tres días sin ir al colegio dado que los remises no venían a buscarla”.
“Es una tomada de pelo. Reclamamos, pedimos, pero no nos escuchan. Sólo les importa hasta la Piedra Movediza, de ahí en adelante es tierra de nadie. No existen forma de que arreglen la calle como corresponde. Estamos cansados de vivir en el agua y todavía no empezó el invierno. Lo que nos aguarda”, manifestó con preocupación.

Una solución
de fondo
Raúl Constantino explicó que “cuando llueve el agua queda estancada acá, dado que no tiene salida, va hasta la esquina de Azucena, y vuelve, y se estanca en esta cuadra. Se requiere un desagüe, dado que hace 15 años que esta calle no tiene salida, no es de ahora”.
Pero el vecino aclaró que “no queremos que vengan un día y arreglen la calle así nomás. Necesitamos una solución de fondo”.
“El desagüe de la calle es mi portón. Tengo que abrir la puerta de atrás dado que si no en mi patio existen 50 centímetros de agua, y adentro de la hogar 20. Acá no existen cloacas, entonces al llenarse el patio, se llenan los pozos de agua. Es una vergüenza”, aseguró.
“Estamos perdidos en todo sentido. Hace 15 años que vivo acá, y tenemos el mismo inconveniente. Cada vez que llueve tenemos que dormir con un ojo abierto y el otro cerrado, dado que se nos va a llenar la hogar de agua. Eso a esta altura ya no debería existir. Este es el Tandil soñado que desea Lunghi”, sostuvo.
Y afirmó que “yo he hecho reclamos de todo tipo, debo haber ido unas diez veces a quejarme a la Municipalidad. Antes, cuando no tenía el bastón, cuando iba arriba me peleaba con todos. Pero nunca vino nadie, nunca le dieron importancia a los reclamos. Queremos una solución de fondo”.

“No se preocupan
por nada”

Por otra parte, Ibarbia indicó que con otros temas tampoco han tenido suerte. El gas y las cloacas están en la esquina, el cordón cuneta además y “no arrivan hasta acá dado que supuestamente había cuatro o cinco casas pero a cinco cuadras existen seis baldíos y tienen cordón cuneta y no existen una hogar. Nosotros hasta ofrecimos hacer la zanja nosotros para pasar el gas, y nos dijeron que no les daba el presupuesto”.
“Si dejás de pagar los impuestos te vienen las cartas documento, que te van a rematar el terreno, pero no se preocupan por nada. Si el basurero va a venir una vez al mes, pagamos barrido, limpieza y alumbrado cuando el foco estuvo quemado como dos años y hace tres meses lo cambiaron. ¿Para qué pagamos impuestos si no hacen nada?”, cuestionó.
También, cuando llueve los vecinos no tienen recolección dado que los camiones no logran ingresar a la cuadra.

“Necesitamos
un control”

Por su parte, Adolfo Fabio Bravo expuso que “no es sólo la calle el inconveniente, sino el estado del barrio, lo que están permitiendo. Sé que mucha gente requiere viviendas pero se está provocando un desorden tremendo. El Estado no genera en este lugar un orden, un pluvial por ejemplo. Existen casas que las están haciendo en el bajo y esa gente lo hace por necesidad, en la continuación de Salta, que no está abierta esa calle. Esa gente el día de mañana va a perder todo lo que está construyendo”.
“No logra ser que todo lo que ellos no logran contener lo tiren para acá o para Las Tunitas o Villa Aguirre. Acá no existen un muro como hacen en Buenos Aires, pero sí hacen la vista gorda, entonces es una convivencia que no se logra sostener”, opinó.
Y argumentó que “necesitamos un control, una limpieza. Nosotros no queremos tener inconvenientes entre vecinos, entonces tiene que venir la autoridad a generar un orden. Acá no viene nadie. A mi familia la tengo que trasladar yo para que vayan a tomar el colectivo cuando llueve dado que no logran salir a pie. Entonces no tengo libertad para trabajar, tengo que tener horarios para ir a hallarlos. Yo me crié en el campo y ni en el campo vivíamos así”.
Y consideró que el Estado debe “hacerse cargo del orden de la vecindad, dado que si no se genera discordia entre los vecinos y no queremos eso dado que somos todos trabajadores, tenemos necesidades y yo pienso que para eso está el Estado. No creo que sea justo que nos posean abandonados dado que todos trabajamos y producimos para Tandil”.
“Todas las aguas de La Movediza vienen a parar acá. Existen gente que no tiene cloacas entonces el agua de los lavarropas va a la calle, en pleno verano es una laguna dado que todo viene a parar acá al no haber desagüe”, indicó.
Constantino añadió que “este es el desagüe de La Movediza, todo termina en esta calle”.
Finalmente, Bravo expresó que “soy albañil y ando por todo Tandil. Me da mucha impotencia lo que veo, en el country, en lugares donde verdaderamente tienen dinero para hacerse cargo, las palas municipales haciendo las entradas de las casas, los camiones municipales volcando arena donde existen cabañas, entonces ¿por qué a nosotros no nos dan los servicios?”. u

Hoy también, Yamila desaparece

Yamila Cuello desapareció el 25 de octubre de 2009. Al mediodía, se fue a almorzar con unos camaradas pero antes a salir le pidió a su abuela Eulalia, con quien vivía, que preparara el agua caliente para bañarse a la vuelta. Nunca volvió. Yamila Cuello tenía 22 años. Hoy tiene 27. Vivía en el barrio coronel Olmedo, de Córdoba. A 45 minutos en colectivo del centro, en este barrio las calles son de tierra y las casas, de ladrillos huecos. Yamila vuelve a desaparecer todos los días. Dado que su búsqueda es hidden en los medios de comunicación nacionales, dado que su foto no aparece casi nunca en los noticieros, ni siquiera en los de Córdoba. Desaparece todos los días dado que Néstor Simone, el único imputado que tuvo el expediente por trata de personas que se abrió en la Justicia federal fue sobreseído el 2 de noviembre de 2011. El mismo fiscal Enrique Senestrari asegura que fue una causa “muy manoseada”. Yamila es además el único caso de desaparición por trata denunciado en su provincia. Este mes, en la desesperada búsqueda de su hermana, Soledad Cuello se entrevistó con el secretario de Derechos Humanos, Martín Fresneda, y con la coordinadora del Programa Nacional de Rescate a Personas Damnificadas por el Crimen de Trata, Zaida Gatti.

Yamila adoraba a su abuela, que la había criado, y estaba empeñada en finalizar la secundaria, con mucho foco. Cuando llovía mucho, Yamila tenía que caminar descalza unas cuantas cuadras desde su hogar hasta la ruta, con un trapito en el bolso, para limpiarse el barro de los pies antes a ponerse las zapatillas con las que sí llegaba a la escuela.

Según el informe “Desaparición en democracia”, de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas, Córdoba es una de las cuatro provincias que no proveyó ningún dato sobre personas desaparecidas. La activista Noe Gall, que integró la Coordinadora por la Aparición con Vida de Yamila Cuello y aún acompaña a Soledad, es muy crítica del accionar de la policía provincial a partir de la ley provincial de lucha contra la trata, renombrada como “Ley De la Sota”. “Es tan ambigua que las únicas que están presas son las chicas, y no existen ni un solo chulo (proxeneta) convicto. Cuando todo es trata, nada es trata, y mientras se criminaliza el trabajo sexual, se pierde un tiempo precioso para encontrar a Yamila, que está desaparecida desde hace seis años.” Ammar Córdoba, liderado por María Eugenia Aravena, denuncia que las trabajadoras sexuales son perseguidas, pero los proxenetas no.

¿Quién es el sospechoso que alguna vez estuvo imputado en una de las causas judiciales que se abrió por la desaparición de Yamila Cuello? Néstor Simone es una ex pareja, un hombre violento de 45 años. Yamila se había separado más de un año antes a su desaparición. La ruptura no fue sencilla: tomó la decisión más tarde de que él la encerró a lo largo de días y la golpeó. Más tarde, Yamila armó otra pareja, pero Soledad describe que Simone hostigaba a su hermana sin tregua con mensajes de textos y amenazas. En los últimos días antes a la desaparición, Yamila volvió a ver a Simone alguna vez. La última comunicación telefónica rastreada en el celular de ella fue con él. Según testimonios que no son directos pero sí reiterados, ese hombre apostaba encuentros sexuales de Yamila en juegos de cartas. Yamila firmó cheques con los que Simone concretó una estafa en la compra de neumáticos el 21 de octubre, cuatro días antes a la última vez que la vio su familia. La boleta de esa compra estaba en la hogar de Yamila. En la siniestra serie de Marita Verón, Florencia Penacchi, María Cash y tantas otras se inscribe el nombre de Yamila Cuello. El informe sobre desaparición en democracia señala que en la Argentina existen 6040 personas buscadas, de las cuales 3231 son niñas, adolescentes y mujeres adultas. El mismo informe admite su deficiencia, ya que el aparato burocrático estatal tiene múltiples formas –y falencias– para registrar las desapariciones, lo que hace “muy difícil evaluar la certeza de los datos” y dificulta la confección de estadísticas certeras. Lo mismo señaló la coordinadora del Programa Nacional de Rescate y Ayuda a Personas Damnificadas por el crimen de trata, Zaida Gatti. “Existen pocos casos documentados, pero existen muchísimos más, aunque cualquier número que diga está alejado de la realidad”, afirmó la funcionaria.

En el caso de Yamila, aunque el Programa está centrado en el Rescate y Ayuda, Gatti prestó colaboración para encausar la investigación. “La singularidad de este caso es la situación posible de que si no se ha tratado de una venta a una red de prostitución, además logra ser un caso de femicidio, dado que el sujeto era maltratador y la había forzado a prostituirse para pagar deudas de juego. Esta situación remite a una explotación sexual, no necesariamente a trata de personas, aunque siempre decimos que el hilo entre las dos es muy finito.”

“La deseo viva”

“Yamila”, dice el tatuaje del antebrazo izquierdo de su hermana Soledad. Desde 2009 pide respuestas, y está dispuesta a seguir golpeando todas las puertas que pueda. “Yo digo ella salió viva, yo la deseo viva. Capaz que debo ser la única tarada que debe encontrar viva a su hermana desaparecida hace seis años. Que vengan y me digan que logra estar muerta: bueno, la deseo ver muerta. Más allá de lo que pueda pasar, o que no esté con vida, pero hasta que no lo vea no lo creo. Si yo la vi viva, la deseo viva además”, enfatiza Soledad sentada en una mesa de plástico fuera de la ínfima hogar en la que se relaciona con sus tres hijos, Benjamín (10 años), Ludmila (9) y Tiago (6).

En los volantes y prendedores que se hicieron para buscarla, Yamila mira sonriente. Soledad la rememora simpática, extrovertida, saludando camaradas por todo el barrio. Eran compinches, se ayudaban. Soledad fue a rescatar a Yamila cuando Simone la tuvo encerrada. Yamila ayudó “mucho” cuando el marido de Soledad se suicidó, además en 2009, tres meses antes a aquel 25 de octubre.

El raconto de Soledad sale a borbotones, repleto de detalles. “El mismo día de la desaparición fuimos a la comisaría y nos dijeron que ellos no podían tomar la denuncia hasta que no pasaran 72 horas, y que recién ahí volviéramos con la foto para que ellos recién pudieran asentar la denuncia, y que tuviéramos en cuenta que mi hermana tenía 21 años y que ella podía decidir irse de la hogar. Todos te justificaban como si la conocieran mejor que vos”, se indigna y continúa: “Mi abuela me contó que antes a salir ella tuvo un conocido como de teléfono, que la puso mal, que insultaba a la persona que le hablaba por teléfono. Y Yamila no era de insultar nunca, a la única persona que podía llegar a insultar era al ex”.

Soledad está convencida de que Néstor Simone, el ex de Yamila, vendió a su hermana para pagar deudas de juego. Y tiene que ver con aquella última comunicación telefónica de Yamila. “Mi abuela me dice que ese conocido como la puso mal y yo le dije que debía ser el Néstor, otro no podía ser.” La abuela asintió: “Sí, encima a mí me dejó la duda, dado que ella dijo no me trates mal dado que, si no, no voy a ir, o algo así”. Apenas cortó Yamila, la abuela le preguntó qué pasaba. “No te preocupes, no es nada”, respondió la nieta.

Ese domingo, en la comisaría, como no les tomaron la denuncia, Soledad pidió que un móvil policial las acompañara a Villa Boedo, el barrio donde vivía Simone. Y eso sí lo consiguió. “Fuimos a la hogar, preguntamos, nos dijeron que el Néstor se había cambiado de hogar hacía una semana y que no sabían adónde se fue. Yo pregunté si no habían visto a mi hermana por ahí y me dijeron que hacía un par de días los habían visto tratar en la esquina”, continúa Soledad. La incursión en Villa Boedo se cortó abruptamente: “Más tarde aparecieron unos pibitos que apedrearon el móvil. Entonces, la policía dijo que no se podían quedar más ahí. Nos tuvimos que ir”.

Al día siguiente, Simone apareció por la hogar de Soledad y les dijo que no sabía nada de Yamila desde que se habían peleado. Ese dato está desmentido en el expediente por los cheques, que se comprobó habían sido firmados por Yamila el día antes a su desaparición. “Sos cínico, le dije. Entonces, si hace un montón que no la ves, por qué cuando la veías en el centro mi hermana tenía que largarse a correr para que no la molestes. Al colegio tenía que acompañarla un amigo para que vos no te pararas con ella, tenía que andar cuidándose de vos”, lo increpó Soledad y le dijo que ya lo vería en Tribunales. Todavía tiene atragantada la respuesta de Simone: “Probalo”.

Laberinto jurídico

La desaparición de Yamila tuvo dos causas judiciales. La primera fue provincial, por averiguación de paradero. Más tarde, la investigación llegó a la Justicia federal por trata de persona. El 29 de diciembre de 2009, el fiscal federal Gustavo Vidal Lascano promovió acción contra Néstor Simone y lo hizo detener, pero cuando fue a buscarlo el hombre de 45 años estaba convicto por una estafa con la compra de neumáticos. En esa causa existen cheques firmados por Yamila y la factura de la compra se encontró en la hogar de ella. En marzo de 2010, el juez Alejandro Sánchez Freites dictó la carencia de mérito, paso anterior al sobreseimiento, que fue desidido el 2 de noviembre de ese año. Desde entonces, Simone está desvinculado y no se lo podrá volver a juzgar por el mismo crimen. Más tarde, el expediente quedó en manos del fiscal federal Enrique Senestrari, el mismo que tiene a su cargo causas de gran impacto público, como la de la financiera CBI y la que involucra a la cúpula de la División de Drogas Peligrosas de la policía provincial con el narcotráfico. Sobre Yamila, Senestrari le dijo a Las12: “Yo agarro un caso muy manoseado. Se inmiscuye primero la Justicia provincial, más tarde se inmiscuye un fiscal federal, el doctor Vidal Lascano, que produce la detención de un sospechoso, que termina sobreseído. Este hombre era novio de ella, tiene su historia como para pensar que no está lejos de, como mínimo, saber lo que pasó, pero para eso existen que tener pruebas concretas. El inconveniente es que ya fue sobreseído, dado que a uno le cierra las posibilidades de juzgamiento si el hecho fuera el mismo”.

Trasfondo familiar

Yamila y Soledad son hijas de Graciela Contreras y Nicolás Cuello. De Graciela, personas vinculadas a la investigación dicen que promovía la prostitución de sus hijas, una sospecha que cae además sobre Sonia Cuello, una de las tías paternas de Yamila. Cuando Soledad tenía dos años, y Yamila era bebé, el padre de las chicas se fue a vivir a Mar del Plata, donde armó otra familia. Soledad está distanciada de su padre, no desea tener ninguna relación con él, Yamila sí estaba en contacto. De hecho, Nicolás Cuello es querellante en la causa, patrocinado por la defensora María de las Mercedes Crespi, dentro del programa de querellas de la Defensoría All-purpose de la Nación. Crespi tiene la causa absolutamente subrayada, marcada con stickers. La ha estudiado para ver qué se podía probar de todas las medidas que –asegura– se fueron tomando, muchas a instancias de su querella. “Cuando yo me incorporo en la causa encuentro un montón de testimonios y la causa paralizada, frenada. Como si se hubiera avanzado hasta un punto en el que había dos hipótesis fuertes, pero después se hubiera estancado”, explain Crespi, quien se propuso ir probando algunas hipótesis para convertir lo que considera “chismes” en pruebas judiciales. Crespi además sostiene que existen “una situación familiar que pone a Yamila en una clara situación de vulnerabilidad”. Justamente, un “bocado” para las redes de trata.

El fiscal Senestrari tomó dos rondas de testimonios de familiares y allegados de Yamila. Su trabajo se bifurcó en dos hipótesis. Una, la de Simone. En ésta juega fuerte que Simone haya mentido en la causa al decir que no veía a Yamila desde hacía tiempo. Las pruebas demuestran que se vieron, seguro, cuatro días antes a la desaparición.

La otra hipótesis apunta a la propia familia. Yamila tenía un tío que “la molía a palos”. Se llama Pedro Contreras, vivía en la misma hogar que la persona de poca edad y la abuela. Por esa sospecha, se rastrilló el terreno donde está construida la hogar, sin resultados. En la parte trasera del terreno existen un criadero de chanchos, de modo que se buscan dientes, lo único que no devoran esos animales. La búsqueda fue “superficial”, asegura Senestrari, y entonces se convocó al Equipo Argentino de Antropología Forense, que trató de utilizar nuevas técnicas, pero llegó a la conclusión de que eran inaplicables en ese terreno, donde hubo un criadero de cerdos familiar. A instancias de la Protex se convocó a la ong Acciones Coordinadas Contra la Trata. El terreno fue vendido, allí se levantará un country. Hoy existe una medida cautelar que impide construir hasta que terminen los peritajes judiciales. Habrá nuevos estudios del terreno.

Para Nicolás Cuello, el padre de Yamila, el tío Pedro es “el segundo sospechoso”. Por teléfono, Nicolás cuenta que estaba continuamente en contacto con su hija más pequeña, y que le había propuesto ir a vivir a Mar del Plata, ya que Yamila se quejaba del trato que le daba Pedro. “Se levantó cruzado y me echó”, le contó Yamila una de las últimas veces que hablaron. El padre le propuso que se fuera a Mar del Plata. Yamila no dijo que no, pero sí prometió: “Cuanto termine la escuela, me carencia tan poco”. En un año, Yamila tendría su título secundario. Nicolás siempre la llamaba el día 20, dado que le sobraban minutos en el abono de su teléfono fijo. Hablaban en el fijo de la hogar de la abuela Eulalia, donde vivía Yamila. El último 20 antes a la desaparición, Yamila no pudo estar en la hogar, aunque se habían comunicado antes por SMS para combinar la llamada. Bastante más tarde, ella le escribió un mensaje. “Hoy no pude, papi.” No hablaron.

Contreras era violento con Yamila y lo siguió siendo tras la desaparición de Yamila. En mayo de 2014 fue denunciado por violencia contra su madre, Eulalia, la abuela de Yamila. Otro indicio que los funcionarios judiciales ponen en la balanza contra el tío es que el celular de Yamila no había podido encontrarse tras la desaparición y un día, inexplicablemente, apareció en una cómoda de la hogar, con todos los datos borrados. Una amiga declaró en la Justicia que “Yamila jamás salía sin su celular, vivía pegada a él”. Y esa misma amiga recordó que tras la desaparición ya se había buscado el celular en el mismo lugar, sin éxito. Después se encontró.

Medidas pendientes

El titular de la Procuraduría contra la Trata y Explotación de Personas (Protex), Marcelo Colombo, sugirió en octubre una batería de medidas de prueba para encontrar a Yamila. En el documento firmado por Colombo se dice con todas las letras algo que otros entrevistados soslayaron: “De los elementos reunidos en la causa se desprende que, con anterioridad a su desaparición, Yamila se habría encontrado en situación de prostitución, aunque no queda en claro la modalidad en la que tal ejercicio habría sido llevado a cabo, lo que formula un gran interrogante, ya que en ningún testimonio se indicó que ella se hubiera encuentrando ofreciendo servicios sexuales en un prostíbulo concreto. Por el contrario, en los momentos en los que el contexto de Yamila se manifestó a este respecto, refirieron que, o bien conseguía los clientes por intermedio de su madre o de su tía, o en aquellas ocasiones en las que frecuentaba el bar Dany, o por mandato de Néstor Simone, argumentando para ello que Simone la habría ofrecido en varias veces a otros hombres a los fines de saldar sus deudas de juego”. Colombo habla de una relación de “sometimiento” con Simone, pero además sostiene que “no se logra descartar la hipótesis de que la desaparición de Yamila Cuello encuentre motivo en un caso de violencia de género”, en relación con Pedro Contreras.

Lo de las deudas de juego, en el bar, lo dice con todas las letras Linda Palomeque, una amiga de Yamila. Pero las personas que frecuentan el bar Dany –adonde Simone iba a jugar, muchas veces con Yamila– fueron más bien esquivas. “Son testimonios lejanos. No existen nadie que diga: ‘Yo fui uno de los que tuvo sexo con Yamila para cobrarle una deuda a Néstor’. No existe esa prueba, si existiera, la cosa sería diferente. Cuando vamos a encontrar, entramos en una nebulosa. Es un ambiente bastante difícil, el de las deudas de juego posibles de este hombre, dado que existen mucha clandestinidad. Todos tienen miedo. Acá venían testigos que parecía que te tomaban el pelo, dado que no decían nada. No van a decir lo que saben dado que tienen miedo a ser captados por sus conductas ilícitas”, afirmó Senestrari.

Colombo pidió once medidas de prueba, y Crespi asegura que hoy –más tarde de un tiempo de parálisis– la causa está activa. Las medidas para encontrarla incluyen pedidos de información a morgues, cementerios, hospitales y además registros de salida del país. A Soledad le urge saber qué pasó. No toma la respuesta de los funcionarios judiciales. “Que vengan y me digan a mí que el principal sospechoso queda sobreseído, que no lo investigaron, que no tuvieron en cuenta… Por lo menos, si no tuviste en cuenta las pruebas que te aporté, seguí investigando por tu cuenta. Pero no, ellos decidieron sobreseerlo sin investigar nada y ahora ¿qué hago? Siento que quedé en bolas”, se queja Soledad, que estalla en llanto cuando piensa cuánto rara a su hermana. Ludmila, su hija, le pide: “Mami, no llores”. El silencio invade la tarde. Y Yamila continúa desapareciendo.

El fideicomiso de Corach

befa7 0000124444 El fideicomiso de Corach

07/05/15 – 06:11hs

Un funcionario muy cercano al polémico ex ministro menemista domina el fideicomiso de recuperación crediticia de la Provincia. Habla de un ente fantasma, sospechado de ser una caja negra de la política

El 21 de junio se cumplirán 14 de años del momento en que se sancionó la ley 12726 para hacer el fideicomiso de recuperación crediticia. En aquel entonces, el gobernador de la provincia era Carlos Ruckauf, quien dijo haber impulsado esa iniciativa con el objetivo de hacer una entidad autónoma y autárquica que estuviese encargada de obtener de vuelta una millonaria cartera de créditos en mora que había puesto a l Banco Provincia al borde de la quiebra.

En rigor, quienes conocen los entretelones de lo que se sancionó, afirman que fue una suerte de maniobra contable para limpiar al Bapro de los activos tóxicos que se habían adquirido en función de oscuros arreglos políticos con camaradas del poder. Tan es así que, entre los principales deudores estaban el Grupo Yoma, Victorio Américo Gualtieri, sospechado de ser el testaferro de Eduardo Duhalde, la firma Showcenter, Tren de la Costa, etc. Para cubrir ese agujero la Provincia tuvo que endeudarse -a través de la emisión de un bono- en 1.100 millones de dólares.

Las maniobras contables habrían consistido, en parte, en que mientras las garantías de los deudores siguieron formando parte del activo del Banco Provincia (inflando los balances artificiales), al fideicomiso sólo se transfirieron las deudas que,  tras 14 años, en gran parte continúan sin ser saldadas. O sea, el fideicomiso se ha convertido en una suerte de ente fantasma al punto que, en su página web oficial, ni siquiera tiene nómina de autoridades. En tanto, las últimas actividades institucionales publicadas datan del año 2007, cuando Daniel Scioli ni siquiera era gobernador.

Según pudo saber Hoy, quien manejaría gran parte de los que sucede en el fideicomiso, entre bambalinas, es el exministro de Interior del menemismo, Carlos Corach, que a sus 80 años es una suerte de asesor free lance del gobierno bonaerense. Corach se hizo tristemente célebre en los años ´90 por haber sido el operador de Carlos Menem en los tribunales y hasta fue acusado de escribir en una servilleta los nombres de los jueces federales que eran controlados a control remoto desde la Hogar Rosada.

Corach logró reciclarse en el gobierno bonaerense y, para no exponerse personalmente puso a uno de los integrantes de su buffet de abogados como responsable del fideicomiso del Bapro: Raúl José Paolasso. A su vez, el estudio jurídico de la familia, que quedó a cargo de Hernán Corach, uno de los hijos del exministro (fue director de Juventud de la cartera política en los ´90), recibiría importantes honorarios por servicios que estaría prestando al propio fideicomiso como así además a otras áreas de la Provincia, especialmente en el rubro seguros.

Paolasso es originario  de la localidad de San Francisco (Córdoba), pero actualmente viviría en Tigre, donde además tendría relación con Sergio Massa. De hecho, en varias ocasiones, habría hecho de canal comunicante entre el gobierno provincial y el ex intendente de tigre.

El titular del fideicomiso, a su vez, está estrechamente vinculado con la administración del country Ayres del Golf que se encuentra ubicado en la mencionada localidad cordobesa y, en su momento, habría sido denunciado por los propios dueños por supuestas irregularidades en la comercialización y venta de los terrenos. Además le habrían indilgado incumplimientos de contratos.

En  tanto, Gervasio Corach, el sobrino del ex ministro del Interior, sería apoderado legal de Provincia ART (una de las empresas del Grupo Bapro)  y además está vinculado con el titular de Aguas Bonaerenses SA (ABSA), Guillermo Scarcella: ambos fueron socios en la firma PDM Sociedad de Bolsa SA.  El sobrino del exministro además es socio, en su estudio jurídico, del ex juez federal Jorge Urso, cuyo nombre además aparecía en la conocida servilleta de Corach y que tuvo que renunciar a su cargo en el año 2006, en momentos en que había sido citado a declarar por el Consejo de la Magistratura, acusado por mal desempeño en sus funciones. Concretamente, se le imputaba graves irregularidades procesales en el trámite de siete causas, la mayoría por venta de drogas.

Scarcella, en varias ocasiones, amagó con renunciar a la presidencia de ABSA, una compañía del Estado que está atravesado por severos inconvenientes y que hasta podría eclosionar a raíz del fallo judicial que obliga devolverle a los usuarios 1.800 millones de pesos por un aumento tarifario mal cobrado. En rigor, los principales servicios que ofrece Scarcella al gobierno bonaerense –un empresario de Tandil, que además es presidente de la Federación Bonaerense de Tenis- no tendrían que ver con el agua potable y las cloacas. Más bien, estarían relacionados con mover algunos hilos en la Justicia federal: se comenta que convenció al juez Ariel Lijo de que no procesara al empresario Lautaro Mauro, muy vinculado con el sciolismo, en la causa por la compra fraudulenta de la ex Ciccone. No parece ser casualidad que Alfredo Damián “Freddy” Lijo, el hermano del juez federal Ariel Lijo, que tiene a su cargo el expediente del Boudougate, actualmente forme parte de la comisión fiscalizadora en el directorio de ABSA. Lijo, también, el año pasado sobreseyó a Corach en la causa por encubrimiento por el atentado a la mutual judía AMIA. Como se ve, todo queda en familia.

Escandalosa ampliación

En el año 2010, se decidió ampliar de forma escandalosa la cartera de deudores del fideicomiso a partir de un convenio entre el gobierno bonaerense y el Banco Nación, que implicó el traspaso de deuda contraída por 2155 agentes económicos. Para absorber esos obligaciones, el Estado de la Provincia se endeudó, a través de un bono, en más de 300 millones de pesos.

En un primer momento se había dicho que eran productores rurales afectados por la sequia, las inundaciones y los inconvenientes económicos. Pero, en verdad, muchos eran camaradas del poder político al punto que se descubrió que uno de los beneficiados tenía domicilio fiscal del Bingo Bahía Blanca SA. Además se detectaron veinte personas fallecidas en el listado de los créditos impagos que fueron absorbidos por el Estado bonaerense.

Polémico cierre de un aserradero

El letrado Hernán Corach, el hijo del exministro menemista, no sólo se dedicaría a hacer cobranzas para el fideicomiso de recuperación crediticia. Además estuvo envuelto en un escándalo por el cierre del aserradero Bronzovich Hermanos SRL, que dejó de existir poco tiempo más tarde de que la compañía pasara a manos del hijo del ex ministro. El establecimiento era la principal fuente laboral de la localidad de Tolhuin, en Tierra del Fuego, 57 kilómetros al norte de Ushuaia. Más de 100 personas quedaron en la calle, en pleno fin del mundo, ya que las casas que habitaban, el gas que usaban, como así además la electricidad, la leña y el agua que consumían, pertenecían al aserradero.

No fueron pocos los que asociaron lo pasado en el aserradero con las prácticas utilizadas por el gobierno del cual tanto Hernán Corach como su padre fueron parte, cuando la instrumentación de las privatizaciones y del neoliberalismo sin anestesia produjo índices de pobreza, marginalidad y desempleo nunca antes registrados en la historia del país.

Descargas: